Alzheimer, el terror de Stephen King

Stephen King, best seller del género de terror, le teme al Alzheimer.

Stephen King, best seller del género de terror, le teme al Alzheimer.

Por al menos dos motivos sorprende la respuesta de Stephen King a Alberto Rojas Moscoso en el marco de la entrevista que La Nación publicó hoy en su revista dominical. Por un lado, sorprende la contestación sin titubeo: da la sensación de que el autor de Carrie y El resplandor definió su mayor miedo hace tiempo, mucho antes de que alguien le preguntara formalmente. Por otro lado, sorprende la relación de causa-consecuencia que el escritor norteamericano establece entre el Alzheimer y la pérdida del cerebro, su principal herramienta laboral.

King no le teme a un ACV o a un infarto cerebral. No… Lo dice muy claro, sin darle vueltas al asunto, sin vacilar: le teme al Alzheimer.

La respuesta invita a engrosar la célebre colección de chistes sobre colmos. “¿Cuál es el colmo de un autor especialista en terror sobrenatural?” sería la pregunta. “Temerle a algo tan intangible como el Alzheimer”, la respuesta.

Sigue leyendo

Alzheimer en los medios. La metáfora de la pasarela

La pasarela del Alzheimer. Colección primavera-verano.

La pasarela del Alzheimer. Colección primavera-verano.

En poco más de una semana, la prensa occidental anunció 1) resultados más o menos esperanzadores de un ensayo del laboratorio Roche con la droga crenezumab; 2) un enésimo test de sangre con alta capacidad de predicción; 3) la aparición en México de una terapia prometedora en base a la “movilización” de células madre. La publicación de éstas y otras noticias que en principio dan cuenta de avances científicos contra la demencia coincide con los ecos de la conferencia internacional que la Alzheimer’s Association de los Estados Unidos realizó en Copenhague entre el 12 y el 17 de julio. A continuación, algunas reflexiones en torno a este nuevo episodio de (¿forzada y contraproducente?) atención mediática.

Apenas un día después del cierre del encuentro danés, la AA anunció en su sitio web detalles del próximo encuentro mundial que tendrá lugar en Washington del 18 al 23 de julio de 2015. Impresiona un poco la organización serial de estos eventos anuales cada vez más parecidos a aquéllos donde los grandes modistos presentan sus colecciones de temporada. Como las de la haute coûture, también consiguen amplia cobertura periodística las pasarelas que algunas entidades sin fines de lucro montan con el aval de la industria farmacéutica.

Sigue leyendo

El FLENI enseña a ejercitar la memoria

La estimulación de la memoria, clave para mantenerla sana.

“La estimulación y el entrenamiento producen la rehabilitación de la memoria” se titula la charla abierta a la comunidad que la Fundación FLENI organizó para mañana miércoles 16 a las 18.30. Las licenciadas Liliana Sabe, María E. Martin y la doctora Julieta Russo hablarán sobre la importancia de la ejercitación mental en tanto estrategia preventiva contra las alteraciones cognitivas y del recuerdo.

La cita es en el auditorio que esta institución tiene en Montañeses 2325, barrio porteño de Belgrano. La entrada es gratuita pero requiere de inscripción previa porque los cupos son limitados.

Para anotarse basta con hacer clic aquí e ingresar los datos solicitados. Los lectores interesados en obtener más información deben llamar, de 9 a 15, al interno 2645 del 5777-3200 o escribir al correo electrónico charlas@fleni.org.ar.

———————————————————————————————
El FLENI ha sido mencionado en los siguientes posts de MA:
 Por una memoria sana. Consejos útiles
 Repaso terminológico a propósito de un simposio
 Reserva cognitiva, ¿parte del problema?
 Tecnología y difusión, doble golpe anti-Alzheimer
 “No colabora”

¿A quién le importa la vida de las moscas?

MA publica el siguiente relato breve, cuyo título original es “Luces y sombras”, y que Julio Santamaría escribió anoche, acaso inspirado en este post sobre el prototipo de mosca Drosophila (o “mosca de la fruta”) que científicos argentinos crearon con la intención de estudiar mejor la génesis del olvido patológico. Además de entrañable amigo de larga data, Julio es director de cine y TV, camarógrafo y profesor de comunicación audiovisual. El vínculo afectivo que nos une y su propia experiencia con seres queridos enfermos de Alzheimer lo convirtieron en lector frecuente -hoy en autor- de este blog.

————————————————————————————————-

La mosca Drosophila, portada de la revista Science.

La mosca Drosophila, portada de la revista Science.

Mi relación con Internet puedo decir que es reciente, en especial cuando tengo en cuenta mi año de nacimiento. No obstante leo algunos artículos entre los muchos que llegan a mi correo, a veces sencillamente absurdos, cuando no faltos de fundamento. No me refiero a los triviales -como peleas entre figuras del espectáculo o tonterías semejantes- sino a los que tienen bases científicas creíbles o al menos investigables a través de la Red.

Si bien soy extremadamente cuidadoso con la llamada ‘divulgación científica’, muchas veces próxima a la ciencia ficción, no dejo de prestarles atención a las reiteradas coberturas sobre los distintos aspectos de la memoria humana. Entonces siento que mi preocupación por el tema deja de ser una obsesión personal para adquirir valor universal. Esto no aplaca mi temor por aquello de Perogrullo: si le ocurre a muchos, ha de ser inevitable o mal de muchos, etc… Muy por el contrario, el miedo aumenta cuando los hechos lo ratifican.

Por razones profesionales contacté a una profesora con la que años atrás realicé un programa de televisión sobre conocimiento científico para la Universidad de Buenos Aires. Hacía tiempo, mucho, demasiado quizá, que le había perdido el rastro.

Una vieja agenda me proporcionó su teléfono. Hablé con ella; de inmediato me reconoció y marcamos una cita en su domicilio. Días después nos reencontramos. Me alegró verla tal cual la recordaba, cosa no tan común cuando pasan veinte años.

Días antes leo un artículo interesantísimo sobre un trabajo que científicos argentinos realizaron con ejemplares de una mosca llamada ‘Drosophila’, que es una variedad genéticamente modificada. Con atención me interno en la teoría de que su cerebro tiene un gran parecido al de nuestra especie y eso permite, dada su corta vida, experimentar sobre las mutaciones que generación tras generación sufrieron sus genes. Los cerebros de estas moscas contienen una muy estimable cantidad de proteínas tóxicas identificadas con las que en los seres humanos producen la enfermedad de Alzheimer.

Sigue leyendo