El Alzheimer en su laberinto

Resulta interesante la campaña publicitaria que la Fundación del Instituto Leloir puso en marcha días atrás para pedirle colaboración económica a la ciudadanía porteña. La idea consiste en asociar la brucelosis, el cáncer, el dengue, el Parkinson y -he aquí nuestro interés- el mal de Alzheimer a juegos de ingenio que en general cuesta resolver. De esta manera se apela a la solidaridad de la gente para que done a favor de la investigación científica y, por lo tanto, de una posible y pronta cura.

Tal como puede verse en la foto de este afiche exhibido en la estación de trenes de Belgrano R, la enfermedad que nos ocupa aparece retratada como un laberinto. Sin dudas, los creativos a cargo del proyecto supieron entender y comunicar dos síntomas clave de esta patología: desorientación y pérdida irreversible.

Cabe entonces destacar la pertinencia de este trabajo, no sólo por su mensaje principal (es decir, por su intención de conseguir fondos) sino por un subtexto secundario que permite insitir en la importancia de “resolver” (de curar) una enfermedad como el Alzheimer.

Sin dudas, hay que celebrar la iniciativa del Instituto Leloir en una Argentina donde las campañas que mencionan a este mal brillan por su ausencia.