Cifras oficiales, después del día internacional

También ayer, la Alzheimer’s Disease International publicó su Reporte Mundial 2010, cuya versión completa figura aquí. El resumen (aquí) presenta los aspectos sobresalientes de un informe que advierte sobre el incremento de los costos relacionados, y que vuelve a reclamarles acciones concretas a dirigentes, funcionarios y Estados.

Según este documento, el aumento de casos de demencia senil afecta de manera significativa el funcionamiento de los sistemas de salud del mundo entero. La cantidad de dinero movilizado hace que, si fuera un país, el Alzheimer ocuparía el 18° lugar entre las economías más importantes del planeta después de Turquía y antes que Indonesia.

Los autores del reporte calculan en 604 mil millones de dólares los costos globales que genera esta enfermedad. También pronostican un aumento del 85 por ciento en las próximas dos décadas.

Los mismos especialistas estiman en 35.6 millones la cantidad de víctimas de Alzheimer a nivel internacional. También prevén que habrá 65.7 millones en 2030 y 115.4 millones en 2050.

En 2010 los dos tercios de esta población enferma vive en países en vías de desarrollo. Justamente esta región es la que notará más el avance del flagelo.

La versión completa del Reporte Mundial 2010 le asigna dos datos concretos a la Argentina. Por un lado, la proporción de enfermos que viven en sus casas o con algún familiar (es decir, que no fueron internados): entre el 50 y el 89% en zonas urbanas y entre el 70 y 94% en zonas rurales.

Por otro lado, el informe sostiene que en nuestro país los costos anuales directos del Alzheimer aumentaron a la par de la severidad de la enfermedad (de US$ 3,420 para los casos leves a US$ 9,658 para los casos severos) y con la institucionalización (US$ 3,189 es el promedio para los casos de quienes permanecen en algún domicilio privado y US$ 14,448 para las personas internadas en clínicas o geriátricos). La familia -aclara el documento- es la mayor responsable de pagar los montos directos.

Programa bonaerense para tratar el Alzheimer

Ayer, Día Mundial del Alzheimer, el viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires Sergio Alejandre anunció el Programa Provincial contra la Enfermedad de Alzheimer y otros Trastornos Cognitivos (PEATC). Los medios regionales que cubrieron el lanzamiento -entre ellos El Día de La Plata y La Capital de Mar del Plata- informaron sobre los objetivos de esta iniciativa: aplicar acciones de prevención y detección temprana, brindarles apoyo terapéutico al paciente y a su familia, y garantizar la provisión continua de medicamentos.

Por ahora lejos del ejemplo francés, el PEATC carece de un sitio oficial propio que confirme y actualice la información difundida en la gacetilla de prensa del Ministerio de Salud bonaerense. Hasta nuevo aviso, nos quedamos entonces con la transcripción periodística de las declaraciones más importantes del acto oficial. A saber: 

 La prevención de la enfermedad, la asistencia psiquiátrica y neurológica, y la “rehabilitación de los afectados” (¿puede hablarse de “rehabilitación?”) constituyen los tres niveles de atención que propone el programa.

 La actualización y ampliación del listado de psicofármacos es otro objetivo que se propone el PEATC, con miras a incorporar medicamentos de última generación que mejoren los tratamientos y la calidad de vida de los pacientes.

 En una primera etapa, seis hospitales generales y psiquiátricos de la provincia pondrán a disposición su red de servicios de Salud Mental y Neurología.

 Está prevista la coordinación de acciones conjuntas con ONGs especializadas en el tema para brindar asistencia terapéutica a familiares y cuidadores.

La noticia del anuncio también sirvió para informar estadísticas oficiales sobre el mal de Alzheimer en Argentina. De hecho, según datos proporcionados por el Indec, de los casi dos millones de mayores de 65 años que habitan en la provincia de Buenos Aires, alrededor de 127 mil padecen esta enfermedad.

Qué siente el enfermo

En España, la Asociación para Familias con Alzheimer (AFAL) produjo el siguiente video de concientización que intenta ponernos en el lugar del enfermo. Lo recomendamos un día antes de la gran conmemoración anual.

También vale la pena visitar el sitio RegalaMemoria, que la misma entidad montó para recaudar fondos. Por favor, presten especial atención a la leyenda apenas ingresan.

——————————————-
Gracias por el dato, Daniela. ;-)

Terapia intergeneracional. Sobre las guarderías mixtas

Las guarderías intergeneracionales proliferan en los Estados Unidos desde principios de los años noventa. Sus responsables sostienen que la convivencia entre niños y mayores permite que los primeros conciban la vejez como una etapa natural de la vida, y que los segundos se sientan útiles e integrados. Los críticos, en cambio, advierten sobre los riesgos de infantilizar -y por lo tanto de restarle dignidad- a la tercera edad.

Quienes cuestionan la alternativa también señalan su origen económico. De hecho, los impulsores de estas otras guarderías mixtas supieron reconocer la desesperación de muchos adultos que deben salir a trabajar y no pueden costear un jardín de infantes para que cuide de sus hijos y un geriátrico -o un asistente a domicilio- para sus padres.

Desde esta perspectiva, se piensa más en el cliente que paga (y así mata dos pájaros de un tiro) antes que en el bienestar de los familiares asistidos.

Fuera de los extremos, algunos especialistas valoran la iniciativa pero exigen precisar las condiciones del servicio. Por ejemplo, este artículo publicado por la Universidad de Utah subraya la necesidad de analizar distintos criterios que hacen a la dignidad de los mayores: actividades principales, necesidades de autonomía/elección/privacidad, constitución del entorno familiar, modalidad de relación interpersonal.

Otros entendidos piensan más en los chicos, y por lo tanto en cuestiones de seguridad. En este sentido desaconsejan la convivencia con mayores en situación de riesgo, por ejemplo los enfermos de Alzheimer (merece un segundo post otro aspecto de la terapia intergeneracional: la conveniencia de la visita de niños).  
 
Por el momento, no existe ningún programa de estas características en Argentina. Al menos eso sugieren los resultados que arroja el motor de búsqueda internacional disponible en el sitio de Generations United.

En nuestro país también son pocos los que pueden costear la contención institucional de sus padres y de sus hijos. Sin embargo, y a diferencia de lo que sucede en los Estados Unidos, quienes deben enfrentar este problema todavía pueden contar con la familia y el Estado… aún cuando ambos estén en crisis y su respaldo sea limitado.

——————————————————————-
PD. Más sobre guarderías intergeneracionales en este post del blog The New Old Age, propiedad del NY Times (en inglés).