Exorcizar el inconsciente

Pasó más de un lustro desde el fallecimiento de mi padre y sin embargo, cuando sueño con él, suelo soñarlo enfermo. No tan seguido como durante el año posterior a su deceso pero sí con igual intensidad. También con las mismas imágenes de anciano huesudo, delirante, perdido, y con una pregunta-letanía a modo de voz en off: “¿no estaba muerto?”.

A lo mejor este post consigue exorcizar mi inconsciente. Mi viejo era un tipo con sentido del humor, generoso, compañero. No entiendo porqué vuelvo a enfermarlo cuando duermo.

Por alguna razón, rara vez lo veo institucionalizado (es curioso porque vivió en un geriátrico los cuatro últimos años de vida). Más bien lo sorprendo a la deriva, en la vía pública o en alguna casa (a veces conocida, a veces inventada).

Dicho esto, uno de los sueños más angustiosos lo mostró atado de pies y manos a una especie de tomógrafo alojado en una clínica lúgubre de azulejos verdes. Parecía crucifijado. Balbuceaba palabras inconexas que yo interpretaba como pedido de clemencia (quizás me inspiré en esta vieja anécdota).

En la vigilia evoco y resucito a mi viejo cuando estaba sano. Repito expresiones recurrentes que terminé haciendo mías y cuento episodios de mi infancia donde fue, y seguirá siendo, protagonista indeleble.

Algunas noches, Don Luis vuelve a mí con el Alzheimer a cuestas. Juntos componen a un extraño conocido sin cura ni descanso. Sin derecho a la liberación que a veces algunos creemos vislumbrar en la enigmática muerte.

8 Comentarios

  1. El alzheimer ataca la cabeza del enfermo y el corazón de la familia. Y el daño que provoca en nuestra alma es tan desvastador como el causado en el cuerpo de nuestro familar. Supongo que se debe necesitar muchísimo tiempo para sanar estas heridas y poder aplacar las imágenes dolorosas. Me gustaría poder decirte algo que te ayude a superar esto, pero realmente no se cómo se hace. Solo te puedo decir que entiendo por lo que estás pasando. Mi mamá aun está viva y también cuando la sueño la sueño enferma.

  2. Gracias por tus palabras, Norma.
    Como bien escribís, “el Alzheimer ataca la cabeza del enfermo y el corazón de la familia”. Aunque con el tiempo nos repongamos, las marcas de la enfermedad siguen ahí: son como esas cicatrices que nunca desaparecen del todo.
    Dada esta realidad, creo importante hacer uso de nuestra memoria para recuperar a nuestro ser querido de su versión enferma. El esfuerzo vale la pena.

  3. Mi marido hace tres años que lo padece. No queda nada de aquel cerebro brillante, que era para mì un referente tan lùcido.
    Apenas reconoce, creo yo, emocionalmente mi voz, mis caricias, el contacto de nuestras manos. Pero no sabe nada màs.
    Estoy muy sola cuidàndolo, y muchas son las veces en que pienso que “no puedo màs”. Trato de vivir un dìa a la vez, pero tambièn cuidando mi salud. Es muy difìcil.
    Creo a serìa mejor que estuviera en un bello lugar con jardìn, y cuidados especiales, por supuesto, irìa diariamente a visitarlo. Porque este contacto, diariamente con la enfermedad, hace que se deteriore màs y màs nuestro vìnculo.
    No puedo acceder a ese lugar porque es carìsimo. No se, còmo serà nuestro camino… Zulma

  4. Mi madre también lo padece y es tan desgastante,porque cambia de estados de ánimo de la sonrisa a la agresión en segundos,lo peor del caso es que mi padre (que también es un anciano artrítico) niega completamente que mi madre padezca el mal,el que se lleva la peor parte soy yo,en el día trabajo y le tengo dos personas para atenderla y hacer las labores domésticas,mi padre aún trabaja porque su mente está normal,lo grave es que me le suprime medicamentos que dizque la ponen peor y yo le tengo que meter clonacepan (1 ó 2 mg al día) a escondidas poque el señor se enfurece,pero luego cuando está en crisis me le grita que parece animal,que no entiende porque se quita el pañal y la dentadura,lo desconoce y dice que quiere abusar de ella, yo voy a terapia con mi psiquiatra una vez al mes, pero mi peor problema no es atender a mi madre en la tarde-noche sino lidiar con la pareja.¡Help!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s