Esfuerzo colectivo

A medio camino entre el juego y un interés casi científico, le presto especial atención a la manera en que dos hermanos de seis años (re)construyen sus recuerdos. Magnifican por un lado, minimizan por el otro, reversionan los hechos que yo también hilvané a mi manera.

La experiencia sugiere que los seres humanos nos forjamos un pasado en el presente. Importan menos las capturas que hicimos del ayer que lo que hoy hacemos con esos fotogramas: cómo los editamos, con qué música de fondo, ritmo e intensidad los proyectamos.

Salvando algunas distancias, el procedimiento es similar al que les aplicamos a los sueños: lejos de recordar todas nuestras vivencias oníricas, nos quedamos con algunas y recién cuando despertamos les asignamos una lógica y hasta un significado.

Los nenes en cuestión se aferran a tres o cuatro anécdotas más o menos recientes (a lo sumo datan de un año atrás) y cada tanto las comparten con los adultos que también las vivimos. Mientras evocan esa porción de pasado, verifican datos, buscan nuestra confirmación o rectificación, corrigen cuando lo consideran pertinente.

Por lo visto, el intercambio con el otro ayuda a elaborar el relato que solemos definir con la palabra “recuerdo”. Al menos en esta instancia, la memoria no parece trabajar sola: supone un esfuerzo colectivo.

La constatación doméstica me retrotrae a mi padre enfermo, a los primeros grandes agujeros mentales que mi madre y yo intentamos cubrir con la esperanza de preservar la integridad de una memoria cada vez más apolillada y menos autónoma.

Como estos nenes de seis años, las víctimas de Alzheimer también buscan nuestra confirmación o rectificación mientras reeditan viejas anécdotas. Ayudémoslos no sólo a recordar episodios específicos sino a confiar en el esfuerzo colectivo que en definitiva nos protege del olvido a grandes y chicos, a sanos y enfermos.

Día Mundial del Alzheimer. Por el diagnóstico temprano

Como en 2010, este blog difunde -a propósito del Día Mundial de Alzheimer- las principales observaciones del Reporte Mundial publicado por la ONG británica Alzheimer’s Disease International (ADI). El documento de este año sugiere que determinadas acciones terapéuticas son efectivas en los primeros estadios de la demencia, y que algunas rinden más cuanto antes se las aplica. Los autores del informe señalan que éste es un argumento sólido a favor del diagnóstico temprano y de la intervención iniciada a tiempo.

Siempre en inglés, aquí figura el reporte completo y aquí, el resumen. A continuación, compartimos la traducción de los puntos claves (aquí, la transcripción original).

El diagnóstico temprano abre la puerta a un tratamiento basado en evidencias y a una contención y cuidado capaces de acompañar el desarrollo de la enfermedad.

Es posible que, de los 36 millones de enfermos de Alzheimer en el mundo, unos 28 millones no hayan sido diagnosticados correctamente y por lo tanto no tengan acceso a un buen tratamiento, a información precisa, a cuidados especiales.

El diagnóstico de demencia impacta considerablemente según cómo haya sido elaborado e impartido.

Las evidencias sugieren que, cuando los enfermos y sus familias se encuentran bien preparados y contenidos, las primeras sensaciones de shock, enojo y dolor disminuyen ante cierto sentido de tranquilidad y resiliencia.

El diagnóstico temprano permite que las personas con demencia planifiquen su vida con anticipación mientras todavía están en condiciones de tomar decisiones importantes. Por otra parte, los enfermos y sus familias pueden recibir a tiempo información práctica, consejo y apoyo profesional. Sólo si conocen el diagnóstico, pueden descubrir la existencia de terapias con o sin drogas que podrían mejorar su condición y por lo tanto su calidad de vida. También pueden, si así lo desean, participar de algún proyecto de investigación a beneficio de las generaciones futuras.

La mayoría de la gente que transita los primeros escalones de la enfermedad querría ser diagnosticada cuanto antes.

Es posible aumentar la frecuencia de los diagnósticos tempranos a través de a) programas educativos basados en prácticas médicas de cuidado primario, b) la consolidación de un servicio de cuidados destinados a los primeros estadios de la demencia (por ejemplo, estudios clínicos de la memoria), y c) la promoción de una interacción efectiva entre los distintos componentes del sistema de salud.

Las intervenciones terapéuticas tempranas pueden ser efectivas a la hora de ejercitar las funciones cognitivas, de tratar la depresión, de mejorar el humor del cuidador, de demorar la internación en un geriátrico. No es cierto que el diagnóstico temprano “no tiene sentido” o “no sirve para nada”. Algunas de estas intervenciones aumentan su efectividad cuanto antes se aplican.

Evidencias disponibles sugieren que los gobiernos deberían “invertir para ahorrar” o, en otras palabras, invertir ahora para ahorrar en el futuro. Los modelos económicos señalan que los costos asociados a una detección temprana de demencia son inferiores a los costos de las intervenciones sin drogas y con cuidadores. Esto redunda en la postergación de la institucionalización y en una mejor calidad de vida de los enfermos y de sus cuidadores.

Tercera caminata por el Alzheimer

“¡Antes de que me olvide” es el lema de la tercera caminata por el Alzheimer que organiza la Fundación INECO, y cuya largada tendrá lugar el próximo sábado 17 a las 11 de la mañana en la Ciudad de Buenos Aires. La cita es en la esquina de las avenidas del Libertador y Sarmiento, a metros del Rosedal, y comprende un recorrido de dos kilómetros que bordea los lagos de Palermo. Para inscribirse, los interesados deben hacer clic aquí o llamar al 4812-0010.

No se suspende por lluvia.

En esta página web, la misma entidad anuncia a partir de las 13 horas juegos y premios para toda la familia. Por otra parte, el Dr. Facundo Manes, conductor del programa Los enigmas del cerebro, dará una charla sobre la necesidad de un plan nacional del Alzheimer, y coordinará un taller interactivo de preguntas y respuestas.

La iniciativa, que también respalda la Fundación Favaloro, propone otra manera de conmemorar el Día Mundial agendado para cada 21 de septiembre. De esta manera se amplían las actividades correspondientes a la participación argentina en 2011.

¿Qué es eso?

What is that? es el título de este corto de cinco minutos y medio que el director griego Constantin Pilavios filmó en 2007 para la productora MovieTeller. Nikos Zoiopoulos encarna al padre y Panagiotis Bougiouris, al hijo.


Sin dudas, “eso” que provoca la pregunta en uno de los personajes es un gorrión. También podemos pensar que estamos ante la (in)conducta de quienes tardamos en reconocer el Azheimer en nuestro ser querido enfermo.