El Reino Unido investiga las demencias más allá de lo que ocurre en el cerebro

Dejar de disociar el cerebro del resto del cuerpo: uno de los aspectos más interesantes de la UKDP .

Dejar de disociar el cerebro del resto del cuerpo, una de las consignas más interesantes de la UKDP .

A fines de octubre pasado, el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido (Medical Research Council en inglés*) celebró en su sito web otra gran inyección de dinero para una plataforma de investigación sobre demencias (UK Dementias Research Platform es el nombre original; UKDP es la sigla) que la misma entidad presentó formalmente a mediados de este año. Con este nuevo aporte, el monto de la inversión asciende a 53 millones de libras esterlinas, equivalentes a unos 84 millones de dólares y a poco más de 700 millones de pesos argentinos.

Antes que estas cifras apabullantes, resultan interesantes dos aspectos conceptuales de la flamante plataforma. El primero, la naturaleza mixta del emprendimiento, es decir, la colaboración entre los sectores público y privado. El segundo, la intención de estudiar las demencias -entre ellas, el Alzheimer- más allá de lo que sucede en/con el cerebro.

En este comunicado de prensa con fecha del 19 de junio, el Consejo informó que convocó a “expertos de la industria y a equipos de investigadores de ocho universidades británicas para que trabajen con lo que será el grupo más grande de voluntarios (más de dos millones de personas)”. También explicó que el gran objetivo de la plataforma consiste en avanzar hacia la detección temprana del Alzheimer, hacia un tratamiento mejorado y, si fuera posible, hacia la prevención de la enfermedad a partir de una investigación no sólo de la cabeza, sino del resto del cuerpo.

Sigue leyendo

2025 está demasiado cerca

El Tío Sam debería postergar su ultimatum más allá de  2025.

A través de la Alzheimer’s Association de los Estados Unidos, un grupo de investigadores de ese país solicitó reconsiderar las metas del Plan Nacional de Lucha contra el Mal de Alzheimer que Barack Obama anunció dos años y medio atrás. Básicamente este grupo de trabajo duda del plazo fijado para el cumplimiento del programa de prevención y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer: el año 2025. Por eso estableció una serie de estrategias con miras a ampliar la escala del plan, extender su alcance y coordinarlo mejor.

“Perspectivas sobre el ‘Reporte 2014 de las metas establecidas en el Plan Nacional para combatir la enfermedad de Alzheimer’” se titula el artículo publicado en el número de octubre de la revista que la AA edita para sus socios. Los interesados encontrarán una síntesis completa (en inglés) en Alzheimers News Today.

Según el resumen de Leonor Mateus Ferreira, los autores propusieron una revisión de los criterios del plan, “incluso de aquéllos que determinan el desarrollo de drogas, la reducción de riesgos y los nuevos modelos conceptuales que pretenden explicar el olvido patológico”. Los investigadores consideran que “es crucial” la realización de más ensayos clínicos, no sólo para evaluar las estrategias farmacológicas y no farmacológicas, sino para abarcar a más pacientes.

Sigue leyendo

Estudiar el Alzheimer en placas de Petri, ¿mejor que en ratas y en moscas?

El Alzheimer inicial, recreado en un disco de Petri.

Desde el domingo pasado, la prensa anglosajona le presta especial atención a la presentación de un sistema de cultivo neuronal humano que permitiría estudiar el Alzheimer con mayor precisión que con ratas y moscas de laboratorio condicionadas para tal fin. El artículo con las especificaciones de la novedad apareció antes de ayer en Nature, revista científica de prestigio que se tomó siete meses para evaluar y finalmente aprobar la publicación del documento firmado por Rudolph Tanzi, Doo Yeon Kim, Matthias Hebisch y otros dieciséis investigadores.

Según el resumen disponible en la versión online de Nature, las ratitas programadas genéticamente para desarrollar mutaciones típicas del Alzheimer “muestran una sinapsis inducida de beta-amiloide y déficits de memoria, pero no otros eventos patológicos clave de la enfermedad”, por ejemplo la constitución de ovillos neurofibrilares. En cambio, a través del cultivo de neuronas humanas, se habría conseguido “sintetizar con éxito la versión patológica de la placa beta-amiloide y de la proteína Tau” (protagonista de los mencionados ovillos).

Sigue leyendo

Programa terapéutico integral de 36 puntos. ¿El anticipo de una buena noticia?

Dale Bredesen, en declaraciones al canal de noticias KTLA5.

Dale Bredesen, en declaraciones al canal de noticias KTLA 5.

Reversión del deterioro cognitivo: nuevo programa terapéutico‘ se titula el trabajo que el neurólogo Dale Bredesen publicó el 27 de septiembre en la revista científica Aging, y que la prensa anglosajona empezó a difundir en general con prudencia*. Science Daily, responsable de la síntesis más completa, aclara que se trata de un “pequeño ensayo” (con diez personas) y que la terapia en cuestión revierte “la pérdida de memoria asociada a la enfermedad de Alzheimer”. Cuidado, a no confundir con la pretensión de revertir el Alzheimer per se.

La terapia implementada por este investigador del Mary Easton Center de la Universidad de California en Los Angeles y del Buck Institute for Research on Aging tardó entre tres y seis meses en empezar a revertir déficits de memoria en nueve de las diez personas tratadas. El resumen del paper indica que, de estos voluntarios, algunos presentaban “un deterioro de la memoria asociado a la enfermedad de Alzheimer; otros un MCI mnésico (deficiencia cognitiva de tipo amnésico) o subjetivo”.  El único caso que falló corresponde -atención- a un enfermo de Alzheimer que estaba transitando la última etapa de la enfermedad.

El resumen también cuenta que “seis pacientes debieron dejar de trabajar o tenían dificultades en el trabajo antes de someterse al estudio” y que luego “pudieron volver a trabajar o aumentaron su rendimiento laboral”. Por otra parte, el voluntario más veterano lleva dos años y medio mejorando de manera continua.

Sigue leyendo