La independencia según el Consejo Mundial de Demencia

Dennis Gillings, enviado o embajador del Concejo Mundial de Demencia que creó el G8.

Dennis Gillings, enviado o embajador del Consejo Mundial de Demencia que creó el G8.

Cuando participaron de la Cumbre sobre Demencia a fines del año pasado, los integrantes del Grupo de los Ocho fijaron, entre otros objetivos, la creación de un Consejo Mundial de Demencia responsable de estimular la innovación, el desarrollo, la comercialización de drogas y tratamientos capaces de mejorar la calidad de vida de las personas con Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas. Según la presentación oficial, este comité cumplirá con su misión “asesorando de manera independiente y ejerciendo liderazgo”. Más adelante, el texto precisa que “la mirada expresada por este Consejo será independiente de todo gobierno y no representará a ninguna política gubernamental”.

Esta otra página institucional presenta al enviado -o principal vocero- del World Dementia Council que, un poco a contramano de la declaración de independencia, fue elegido por el primer ministro David Cameron. Eso sí… La modalidad de contratación es ad honorem; por lo tanto nadie podrá acusar a este embajador sui generis (tampoco a sus co-equipers) de responder a la Corona británica ni a los demás Estados que integran el G8.

El hombre designado es el también británico Dennis Gillings, socio fundador de Quintiles, multinacional que hace décadas asesora a grandes corporaciones farmacéuticas. El G8 le encomendó dos grandes tareas: la primera, trabajar con los demás integrantes del Consejo y otros “expertos internacionales” para alentar iniciativas privadas y filantrópicas que aumenten la cantidad de fondos invertidos en investigación contra la demencia. La segunda, “trabajar con los gobiernos y las partes interesadas para combatir los obstáculos económicos, normativos, sociales que dificultan la implementación de prácticas innovadoras en materia de prevención, tratamiento y atención”.

Sigue leyendo

El Alzheimer en las cumbres, visto desde el llano

Acceso al petitorio desde el sitio web del CheBA, que depende de la The Universidad New South Wales.

Acceso al petitorio desde el sitio web del CheBA, que depende de la Universidad de New South Wales.

El 15 y 16 de noviembre próximo, la ciudad australiana de Brisbaine se convertirá en sede de una nueva Cumbre de Líderes del G20, oportunidad para que los representantes de los países que integran este colectivo (entre ellos, Argentina) discutan temas económicos de envergadura global y acuerden la implementación de acciones tendientes a mejorar la calidad de vida de la población mundial. Atento a la importancia de este encuentro y al precedente que sentó la última Cumbre del G8, el también australiano Centre for Healthy Brain Ageing (Centro por un Envejecimiento Saludable del Cerebro) invita a aunar esfuerzos para convencer al Primer Ministro anfitrión, Tony Abbott, de que le asigne a la lucha contra la demencia un espacio privilegiado en la agenda de este evento.

Desde marzo pasado, la Alzheimer’s Disease Association contribuye a difundir el petitorio que el CHeBA elaboró en inglés, chino, francés, portugués, alemán y castellano. Los interesados en suscribir online deben hacer clic aquí, tipear su dirección de correo electrónico y presionar el botón Sign.

A continuación transcribimos parte del contenido que conforma esta suerte de solicitada pública:

En la reciente Cumbre del G8, las principales economías del mundo se comprometieron a desarrollar una cura contra la demencia para antes de 2025. El Reino Unido anunció que duplicará su financiamiento anual de investigación para la demencia a £132 millones para el 2025. Recientemente los Estados Unidos han aumentado en un 12,5% su presupuesto destinado a combatir la demencia.

Sin embargo, todo esto parte de niveles bajos, si se toma en cuenta que el actual financiamiento para la investigación contra el cáncer es aproximadamente ocho veces mayor y contra la enfermedad cardiovascular supera cerca de seis veces la cantidad de dinero que los países de altos ingresos invierten contra la demencia. Por consiguiente seguirá existiendo un enorme desequilibrio.
Sigue leyendo

Sigue online la encuesta internacional para cuidadores no-profesionales

Como en noviembre pasado, MaldeAlzheimer invita a sus lectores a contestar la encuesta internacional que el Centro de Referencia Estatal (CRE) de Salamanca, España, elaboró para conocer mejor la situación de los familares que cuidan a enfermos de demencia. Para acceder al formulario correspondiente, los interesados deben hacer clic en la captura publicada a continuación. Gracias.

———————————————————————————————-
Post relacionado
 
Encuesta internacional para cuidadores no profesionales
 El Alzheimer según Internet. Guía para separar la paja del trigo

Cumbre sobre Demencia del G8. Inquietudes más allá de la dimensión simbólica

El Primer Ministro británico David Cameron, anfitrión y expositor en la 'G8 Dementia Summit'.

El Primer Ministro británico, anfitrión y expositor en la ‘G8 Dementia Summit’.

Clarín en la Argentina, la CBS en los Estados Unidos, la agencia Reuters en Inglaterra, la Deutsche Welle en Alemania, Le Nouvel Observateur en Francia, el diario El Mundo en España, la agencia ANSA en Italia son algunos de los medios atentos a la G8 Dementia Summit que tuvo lugar el miércoles pasado en Londres y que refleja la preocupación de Occidente por el avance global del Alzheimer. Tamaña cobertura periodística alimenta la sensación de estar ante un hito sin precedentes en términos de visibilidad: por lo pronto, hoy suena a mal recuerdo la indiferencia generalizada que el olvido patológico supo provocar años atrás.

El sitio oficial a cargo de la promoción de la cumbre informó (aquí) que ésta “concluyó con la publicación de una declaración y de un comunicado donde figuran los acuerdos alcanzados” por los países que integran el Grupo de los Ocho. Básicamente los representantes de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia decidieron aunar esfuerzos para:

 Fijar en 2025 la fecha límite para encontrar una cura o al menos una terapia disuasiva.

 Aumentar significativamente la cantidad de dinero invertido en investigación.

 Incrementar la cantidad de personas involucradas en ensayos clínicos y estudios.

 Darle un nuevo envión global a la innovación, siguiendo los pasos de las investigaciones sobre sida y cambio climático.

 Desarrollar un plan de investigación internacional.

 Compartir información derivada de los estudios sobre demencias entre los miembros del G8 para que estos países puedan trabajar juntos y obtener los mejores resultados.

 Alentar la disponibilidad irrestricta de todas las investigaciones realizadas con fondos públicos para que otros investigadores puedan retomarlas cuanto antes.

El portal del Estado británico publicó las versiones digitales de la declaración (aquí) y del comunicado mencionados (aquí). Tras citar el informe Demencia, una prioridad de salud pública que la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió en 2012, el primer documento advierte que el cuidado médico, social e informal de los pacientes absorbe el 70% de los 604 mil millones de dólares anuales que cuesta enfrentar este flagelo a escala global. Como el 60% de las personas con demencia vive en países con ingresos bajos o medios, los integrantes del G8 entienden que el desafío económico se intensificará con el aumento de la expectativa de vida en estas naciones en vías de desarrollo y, por carácter transitivo, en el mundo entero.

A raíz de esta proyección, la declaración insiste en reforzar el trabajo en equipo no sólo entre los países que conforman el G8 sino con otros colectivos internacionales como las ONU, la OMS, la Comisión Europea, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

El segundo documento reconoce la necesidad de “atraer nuevos inversores” y de alentar la colaboración entre los ámbitos empresarial y académico, y entre los sectores público y privado. “Debemos explorar todas las avenidas de la innovación”, dice textualmente. 

Sigue leyendo