Más de lo mismo

Una nueva internación, de las largas, y nada cambia: el geriátrico, que carece de los medios indispensables como para asistir a los de la ambulancia; el traslado, con los sinsabores propios de cierta rutina; la internación, que implica el ingreso a una suerte de submundo donde el tiempo adquiere una dimensión más inasible que de costumbre.

Si bien estas idas y venidas parecen un “déjà vu” recurrente, siempre me asombro ante la falta de capacitación del personal supuestamente especializado. De hecho, ni quienes trabajan en el geriátrico ni los médicos y enfermeros que reciben a mi viejo en la clínica conocen las características básicas de un enfermo de Alzheimer.

Ayer, mientras la ayudaba a cambiarle el pañal a mi papá (sí… los profesionales nos piden a nosotros, meros familiares, que movamos y contengamos al paciente), la enfermera a cargo me pregunta: “¿siempre fue tan flaquito?”… ¡¿Cómo se puede ser tan ignorante o, peor aún, tan falto de tacto?! ¿Qué formación tuvo esta persona como para suponer que un adulto puede pesar menos de 40 kg estando bien de salud? ¿Dónde está el sentido común que podría haber evitado formular semejante comentario?

Creo que, cuando le contesté con un contundente “no” mientras intentaba desatar el nudo en mi garganta, la mujer cayó en la cuenta de la metida de pata. Para ella, habrá sido un desliz. Para mí, es una prueba sencilla pero muy ilustrativa de la incompetencia de nuestro deteriorado sistema de salud.

2 pensamientos en “Más de lo mismo

  1. muy muy inteligentes tus comentarios dentro del dolor…me recuerda esa gente que te pregunta: “¿Cómo esta? ¿bien?” o “todo bien?”…ellos mismos se responden sin esperar la respuesta del enfermo o del familiar…me pregunto entonces…¿para qué preguntar?

  2. Hola. Buscando información sobre esta enfermedad di con este blog que me hizo bien porque sentí que ya no estaba sola.
    Yo vivo en EEUU y lamentablmente la tengo a mi mamá conmigo, pero va siendo hora de buscar ayuda y aquí eso cuesta mucho dinero, que obviamente yo no lo gano.
    Llevarla a Argentina e internarla me asusta porque no tendría a nadie que fuera a verla.
    Hay momentos en que simplemente quiero dejar de vivir yo para liberarme de la enfermedad de mi madre. Pero luego, reacciono y veo que eso no solucionaría nada.
    Permítanme por favor, desahogarme. No tengo con quién hablarlo y seguramente como todos, mi vida no es fácil. Tengo problemas de salud, dos empleos, trabajo 14 horas por día para poder vivir….y el resto del tiempo tengo que tratar de organizar la vida de mi mamá que cuando queda sola no come, no toma líquido.
    Verdaderamente estoy desesperada. Gracias por permitirme desahogarme y gracias por este sitio con tanta información y con gente que vive la misma situación que yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s