El Alzheimer desde el humor

Hasta hoy siempre tuve miedo de agregarle un poco de humor a estas páginas. De hecho, nunca quise que algún visitante tomara este “atrevimiento” como un síntoma de ligereza de mi parte o, peor aún, como una falta de respeto hacia los enfermos de Alzheimer y su entorno. Nada más alejado de mis intenciones, por si hace falta aclararlo.

Al mismo tiempo, cuando pienso en mi padre -víctima del mal y a quien le dedico este blog- y sobre todo cuando recuerdo su sentido de la comicidad, su risa contagiosa, me parece que la propuesta de incluir de vez en cuando una pequeñísima dosis de humor no está tan mal. Al menos sé que a él le habría gustado.

Igualmente, si queremos mantener la seriedad habitual de nuestras reflexiones, podríamos señalar la importancia de que los humoristas también se permitan hablar de demencia senil. Desde este punto de vista, se trata de otra manera de darle espacio a un tema que suele resultar urticante, cuando no tabú.

En definitiva, nosotros mismos -especialmente quienes de alguna manera hemos sufrido y seguimos sufriendo las implicancias de esta terrible enfermedad- sabremos otorgar legitimidad y nobleza cuando corresponda, y alzar nuestras voces cuando la mención deje de tener gracia o razón de ser. Difícil tarea, si las hay.

En fin… Ojalá estén de acuerdo conmigo, y acepten entonces la idea de citar este chiste de Rudy y Paz, publicado hoy por el diario Página/12. Ojalá, sobre todo, el aporte pueda dibujarles una pequeña sonrisa entre tanta pena y desazón.

5 pensamientos en “El Alzheimer desde el humor

  1. QUERIDA AMIGA TE FELICITO TU CARICATURA SI ME GUSTO MUCHO GRACIAS TRATA DE HACER OTRAS NOS ALEGRA LA VIDA QUE NOS QUEDA

  2. maria te felicito por publicar estas cosas porque en definitiva si no lo tomamos asì no podemos cuidar a nadie, està muy bueno

  3. Si… el chiste está bueno. Lástima que tenga parte de cierto y sigamos teniendo políticos que no se acuerden de que somos todos seres humanos por igual. Y encima se siga fomentando una una sociedad egoísta y miedosa. ¿qué nos hace falta para elegir bien a nuestros empleados ”gobernantes”?
    Pues me parece que el simple hecho de la carencia de postulantes incompetentes.
    Al final termino tirando mala onda. Sepan disculpar.
    Igual… el chiste está muyyyy bueno

  4. Muy interesante todo el material leído.yo cuide a mi tía con demencia vascular dos años fue una bella experiencia para mi pero a si vez muy desgastante.georgina coppellotti desde argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s