El Alzheimer desde el humor. Parte 2

El chiste que el diario Página/12 publicó en su edición de hoy evoca las consideraciones redactadas casi cuatro años atrás y la pregunta implícita: ¿puede hacerse humor con o sobre el Alzheimer?

A priori da la sensación de que bromear con esta enfermedad hiere u ofende menos que bromear con otros males, quizás porque la opinión pública conoce mejor las implicancias de un cáncer o de la esclerosis múltiple -por citar dos ejemplos al azar- que las características infernales de la comunmente llamada “demencia senil”. En otras palabras, es probable que los chistes sobre Alzheimer no incomoden tanto porque la mayoría de la gente sigue asociando este apellido con una patología exclusiva de los viejos (simple “chochera“) y/o con los olvidos anecdóticos (y en general cómicos) que cualquier adulto experimenta alguna vez.

Las dos piezas de humor gráfico relevadas en este blog también sugieren la pertinencia del Alzheimer como deficiencia mental que podría explicar la inconducta de nuestros políticos: ya sea porque no recuerdan lo que hicieron ni con quiénes se metieron (en el caso de Fernando de la Rúa) o porque recomiendan olvidar hechos de nuestro pasado reciente (en el caso de Eduardo Duhalde).

Hace casi cuatro años, apostamos a la hipótesis de que el humor ayudaría a incorporar el Alzheimer en la agenda periodística. Hoy, en cambio, tememos que la ocurrencia editorial termine acentuando la banalización/minimización de una enfermedad cuya gravedad deberíamos tomar (más) en serio.

Un pensamiento en “El Alzheimer desde el humor. Parte 2

  1. Teniendo en cuenta lo susceptible que podemos llegar a ser, independientemente de que por norma general las personas “normales” no lo sean o no deban serlo, o deban controlarse para no serlo (por el bien propio y común), quizás es mejor evitar el humor, pero yo personalmente pienso que es posiitivo hasta en las peores situacones. Entiéndase el humor con gusto y en el momento justo. Nosotros quisimos abrir un “album” de fotos con algunas imágenes que encontramos, y precisamente por esas personas que pudieran sentirse mal no lo hicimos.

    Besoss María

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s