La importancia de la alimentación

Interesante, el artículo La alimentación del enfermo de Alzheimer en el ámbito familar, disponible en la biblioteca científica virtual española Scielo. Entre otras constataciones, quienes estudiaron los hábitos dietéticos de mayores valencianos advierten sobre el desconocimiento generalizado de los cuidadores en cuanto a cómo alimentar a sus pacientes. A continuación, un resumen de los puntos más destacados del informe.

 A medida que la enfermedad de Alzheimer avanza, las dificultades en los procesos de alimentación se manifiestan cada vez más. De los enfermos estudiados (casi la mitad con demencia severa) la mayoría conserva la capacidad de masticar, pero un 66% precisa ayuda para comer.

 En general, los mayores precisan la misma cantidad de vitaminas y minerales que los jóvenes; en cambio sus necesidades calóricas disminuyen un 25%. Por otra parte, la principal recomendación energética se aplica tanto a los ancianos sanos como a aquéllos con Alzheimer: para asegurar todos los nutrientes esenciales, la dieta debe combinar alimentos de los cinco grandes grupos: 1) lácteos y derivados, 2) carnes y legumbres, 3) frutas y verduras, 4) cereales, 5) azúcares y grasas.

 La demencia incipiente puede causar cambios en los hábitos dietéticos. Las alteraciones en el comportamiento alimentario incluyen conductas de rechazo a la ingesta, apraxia (pérdida de la capacidad de realizar movimientos intencionales, aprendidos y familiares) y agnosia (interrupción en la capacidad para reconocer hábitos aprendidos e incorporar hábitos nuevos). Así pues, la malnutrición puede ser una consecuencia -más que una causa- del deterioro cognitivo.

 Las recomendaciones para una alimentación saludable en la población de 70 y más años establecen como básica la ingesta de ocho raciones diarias de líquido. Según el informe valenciano, la mayoría de los enfermos ingiere una cantidad muy inferior: sólo el 28% supera la ingesta de cuatro vasos por día. Como causas probables, se destaca la disfagia a líquidos, es decir, la dificultad clínica de tragarlos.

 En general, la disfagia a líquidos y sólidos aparece a medida que progresa el Alzheimer, y causa complicaciones que comprometen la vida del enfermo a corto o mediano plazo. Entre ellas, atragantamientos, infecciones respiratorias, deshidratación y desnutrición. 

 Los suplementos nutricionales pueden resultar beneficiosos en situaciones de riesgo nutricional o de desnutrición manifiesta. Su uso tiene buena aceptación en ancianos institucionalizados, y está ampliamente difundido en hospitales o residencias geriátricas… No así en domicilios privados: de hecho, sólo un 11% del universo abordado por este estudio toma algún suplemento (aún cuando se trata de enfermos con riesgo de desnutrición o con una pérdida de peso evidente).

 El empleo de sondas naso-gástricas tiene defensores que rescatan la capacidad de aumentar la supervivencia y detractores que la niegan, además de sostener que tampoco evita las complicaciones digestivas.

 El papel que juega la familia es fundamental para garantizar los cuidados básicos del paciente. Tanto el deterioro cognitivo como el estrés familiar son factores incidentes en comportamientos aversivos hacia la comida. La información nutricional y la contención afectiva son probablemente las mejores estrategias de prevención.

 Aunque imparten un buen nivel de conocimientos sobre el Alzheimer, las asociaciones sin fines de lucro informan muy poco sobre la cuestión dietética. La información que los familiares reciben es, por lo tanto, insuficiente.

 Los enfermos de Alzheimer padecen un deterioro progresivo de sus capacidades físicas y mentales, que los pone en riesgo nutricional. Ofrecerles una alimentación equilibrada, adaptarlos a la evolución del mal y aprovechar los mejores momentos para darles de comer son imperativos que hacen a un buen plan de cuidados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s