Contra la intubación alimentaria

Comfort feeding only“, algo así como “alimentación exclusivamente confortable”, indican algunos médicos estadounidenses cuando los enfermos de Alzheimer presentan problemas de deglución. Según esta nota del New York Times, la misma Sociedad Americana de Geriátricos publicó un paper cuyos autores recomiendan dar de comer al paciente en la boca antes que intubarlo o sondarlo.

Esta anécdota personal también cuestiona la aplicación de un método que -sostienen algunos especialistas- no prolonga necesariamente la vida de los pacientes avanzados, y que la mayoría de ellos rechaza. Para reforzarla, transcribimos la traducción de los párrafos más destacados del mencionado artículo periodístico.

 Cuando el Alzheimer empieza a destruir la parte del cerebro que controla la masticación y la deglución, a los parientes de los enfermos se les suele presentar la disyuntiva drástica de alimentar o no alimentar. Por eso, las indicaciones médicas que apuntan a descartar la intubación (por ejemplo, “sin nutrición ni hidratación artificial”) suelen ser interpretadas como equivalentes al imperativo negativo. En estos casos, se teme la muerte por inanición.

 Para combatir esta confusión, algunos trabajadores sociales sugieren la opción de dar de comer en la boca, en la medida en que el enfermo pida/acepte y mientras no se trabe, atragante o agite. 

 La asistencia del pariente o del cuidador es mucho más humana. Preserva la dignidad del paciente porque le garantiza una interacción y un contacto inherentes a la situación de ser alimentado.

 Para entender la importancia de esta alternativa, basta con oponer dos situaciones: la de alguien que interactúa con el paciente, le habla, lo incita a comer; y la de alguien que sólo aparece al costado para verter una botella de Ensure en el tubo o la sonda que corresponde.

 Los tubos/sondas se usan en un tercio de los geriátricos norteamericanos que albergan residentes con demencia, en parte porque sus responsables temen sanciones ante la posible detección de pacientes con muy bajo peso, en parte porque la “alimentación manual” consume tiempo y dedicación del personal. Por otro lado, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos difundió en 2009 un comunicado que establece que todos los servicios de salud “tienen la obligación de proveerles agua y comida, incluso medicamente asistida para aquellos pacientes que no pueden ingerir por sus propios medios”.

 Sin embargo, estudios científicos sugieren que la intubación no prolonga necesariamente la supervivencia. Tampoco previenen todos los riesgos de aspiración (dado que los enfermos pueden aspirar su propia saliva). 

 Más aún, los tubos/sondas resultan molestos, y las personas con demencia deben ser atadas o sedadas con frecuencia para evitar que se los/las arranquen.

El artículo del NYT no menciona que los tubos/sondas también suelen taparse. En Argentina, la mayoría de los geriátricos consideran que este problema los excede, y por lo tanto piden el traslado del paciente a alguna guardia que se ocupe de la tarea de destape. Esto también afecta la calidad de vida -y la dignidad- del paciente.

5 pensamientos en “Contra la intubación alimentaria

  1. Estoy totalmente de acuerdo con este artículo. Cuando mi papá , hoy fallecido, no podía tragar ni masticar se me sugirío colocarle una sonda nasogás trica. Yo le pregunté a la doctora si ella se la colocaría a su papá si estuviese en el estado que estaba mi papá y me miró y me dijo: Yo no !!!. Pero nosotros tenemos la obligación de mantenerlo con vida hasta el final, se que lo vamos a hacer sufrir más pero vos y tu familia deciden. Por supuesto que no queríamos eso para mi papá y no se la colocamos.

  2. Coincido con que prolongar la vida de forma obstinada, recurriendo a la aplicación de medios extraordinarios e ineficaces, es encarnizamiento terapéutico.
    Considero esas acciones éticamente rechazables si son efectuadas sin consentimiento de los familiares del paciente.

  3. Coincido totalmente con el articulo. Como lei alguna vez por alli, la muerte no debe ser provocada pero tampoco absurdamente demorada.

  4. totalmente de acuerdo en a la sonda nasogástrica estoy pasando una situación con mi esposo lo cual se me sugirió ponerle la sonda y gracias a toda la información obtenida x medio de los artículos leidos emos decidido la familia no hacerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s