Cifras oficiales, después del día internacional

También ayer, la Alzheimer’s Disease International publicó su Reporte Mundial 2010, cuya versión completa figura aquí. El resumen (aquí) presenta los aspectos sobresalientes de un informe que advierte sobre el incremento de los costos relacionados, y que vuelve a reclamarles acciones concretas a dirigentes, funcionarios y Estados.

Según este documento, el aumento de casos de demencia senil afecta de manera significativa el funcionamiento de los sistemas de salud del mundo entero. La cantidad de dinero movilizado hace que, si fuera un país, el Alzheimer ocuparía el 18° lugar entre las economías más importantes del planeta después de Turquía y antes que Indonesia.

Los autores del reporte calculan en 604 mil millones de dólares los costos globales que genera esta enfermedad. También pronostican un aumento del 85 por ciento en las próximas dos décadas.

Los mismos especialistas estiman en 35.6 millones la cantidad de víctimas de Alzheimer a nivel internacional. También prevén que habrá 65.7 millones en 2030 y 115.4 millones en 2050.

En 2010 los dos tercios de esta población enferma vive en países en vías de desarrollo. Justamente esta región es la que notará más el avance del flagelo.

La versión completa del Reporte Mundial 2010 le asigna dos datos concretos a la Argentina. Por un lado, la proporción de enfermos que viven en sus casas o con algún familiar (es decir, que no fueron internados): entre el 50 y el 89% en zonas urbanas y entre el 70 y 94% en zonas rurales.

Por otro lado, el informe sostiene que en nuestro país los costos anuales directos del Alzheimer aumentaron a la par de la severidad de la enfermedad (de US$ 3,420 para los casos leves a US$ 9,658 para los casos severos) y con la institucionalización (US$ 3,189 es el promedio para los casos de quienes permanecen en algún domicilio privado y US$ 14,448 para las personas internadas en clínicas o geriátricos). La familia -aclara el documento- es la mayor responsable de pagar los montos directos.

4 pensamientos en “Cifras oficiales, después del día internacional

  1. Un día, sin esperarlo,
    se le olvida dónde está.
    “Estaría despistado.
    ¡Papá, qué mayor estás!”.
    Pero al cabo de ese año
    se te hace habitual…

    “Que yo no he desayunado”
    -y se acaba de apurar
    ese fiel descafeinado
    que siempre suele tomar-.

    “Oiga, chica, ¿dónde estamos?”
    -te entran ganas de llorar,
    es muy duro asimilarlo-
    “¿No me conoces, Papá?”

    Se queda mirando al frente,
    con ese ceño arrugado
    en dirección a la tele
    aunque ves que se ha apagado.

    Sus pasos se vuelven torpes,
    te necesita a su lado
    cual si fueras sus bastones
    en los que él se va apoyando.

    Sus ojos pierden la vida,
    su mirada se ha apagado,
    unos ojos que no miran,
    que no brillan como antaño.

    Un día, sin que lo esperes,
    cuando tú estás a su lado,
    te nombra con gesto alegre
    pero se esfuma en un rato.

    Pronto ya solo se mueve
    desde el sillón a la cama,
    su cuerpo se vuelve inerte
    y a ti se te muere el alma.

    Y el día que el cuerpo muere,
    junto a todos, en su casa,
    en su cama, con sus muebles…
    te das cuenta que su alma
    se murió hace ya meses,
    que tu padre ya no estaba,
    que aquél al que tanto quieres
    se marchó sin decir nada
    y además sin que recuerdes
    el día que se marchaba.

  2. Pingback: El planeta de los simios. Revolución: tardía precuela con inquietante disparador « Espectadores

  3. Vivimos en una cultura en la que somos “formateados” para cuidar lo
    que creemos ser: una imagen, el resultado de la acciòn de la energìa
    que actùa como el yo y a raìz de eso destruimos lo que somos, cere-
    bro y planeta incluidos. En la educaciòn formal deberìa señalarse al
    conocimiento de sì mismo como una “necesidad bàsica” a travès de
    la cual damos con nuestra esencia y trascendemos nuestros condi-
    cionamientos (actividad egocèntrica incluida).

  4. Pingback: El error más gordo de la historia de la nutrición: La lucha contra la grasa animal, | LA HORA DE DESPERTAR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s