Graffiti en marcha

Se me llenaron los ojos de lágrimas cuando leí su convocatoria. Tengo a mi madre de 82 años con Alzheimer desde hace más de 10. Deben saber e imaginar todas las sensaciones y sentimientos encontrados que esta maldita enfermedad conlleva: desde la angustia ante el diagnóstico (y la pérdida de memoria es sólo el comienzo) hasta los trastornos conductuales tan difíciles de controlar o medicar.

Y la doble pérdida: primero que no te reconozcan más, que no sepan que sos su hija (me dolió y me costó muchísimo asumirlo) y luego la segunda pérdida: la partida final. En el medio, la ausencia permanente, sin saber cómo está realmente, qué quiere, dónde están sus pensamientos, sus recuerdos, su pasado, todo.

Tenerla y no tenerla, necesitarla tantas veces. A ella y no a otro. Y saber que nunca más podrá compartir una charla, un consuelo, un consejo, una contención. Sólo queda abrazarla y decirle que la quiero, que siempre la voy a querer. Aunque quizás ella nunca más lo sepa, no lo sé.

Así empieza el mail de Nora en respuesta a la convocatoria que nuestro blog difundió a fines de marzo pasado. Esta lectora de MaldeAlzheimer mandó la foto y una descripción de su mamá para que Solana Hernández y Alberto del Águila puedan dedicarle un graffiti, y por consiguiente para que alguna pared de Buenos Aires le preste su memoria a esta otra víctima de la enfermedad del olvido.

“Que la ciudad los recuerde, ahora que ellos no pueden recordarla” es el leitmotiv de una propuesta sin fines de lucro que consiste en pintar el retrato de víctimas de la enfermedad en muros de Buenos Aires. Los interesados en participar deben enviar a blogmaldealzheimer@gmail.com una foto nítida de su ser querido, con una breve descripción: cómo era, a qué se dedicaba, qué le gustaba cuando estaba sano.

El material será reenviado a Solana y Alberto, responsables de convertirlo en graffiti.

3 pensamientos en “Graffiti en marcha

  1. Será casualidad o causalidad, no importa pero abro mi hot mail y cae este nuevo tema y me detengo a leerlo.

    Me moviliza, quizás necesitaba que me movilizase un poco para dejar mis rezongos de lado porque mamá se quiere acostar demasiado temprano y porque la encontré en la cocina revolviendo un cajón de la mesada, etc. etc. Todas nimiedades…. A Dios gracias mamá todavía me conoce y me dice “Gertrudis” cuando ando detrás de ella vigilándola y exigiéndole que camine o que no se saque los dientes.

    Gracias Nora y gracias María por hacerme ver que tengo que aprovechar este momento en que le puedo decir que la quiero y ella todavía puede escucharlo y entenderlo.

  2. Las palabras de Nora son muy conmovedoras, Diana. Es bueno saber que te ayudan a valorar el reconocimiento del que tu mamá todavía es capaz.
    Un abrazo.

  3. Cuando leí el e-mail de Nora, a mí también se me llenaron los ojos de lágrimas, fue como si yo lo hubiera escrito.
    Transmitió tan bien lo que sentimos, es exactamente lo que pasa por mi mente, las sensaciones, los dolores, las angustias. Y de alguna manera me hizo bien saber que uno no esta tan solo en este largo camino que nos toco vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s