Los rostros de la demencia

Faces of dementia” o “Los rostros de la demencia” es el lema que la Alzheimer’s Desease International (ADI) eligió para conmemorar el próximo 21 de septiembre, Día Mundial de Alzheimer*. En menos de un mes, organismos y profesionales especializados de distintos países volverán a pedirles a los gobiernos y a la opinión pública que refuercen acciones para concientizar a la ciudadanía y para mejorar los servicios destinados a enfermos y cuidadores.

La Argentina figura en la lista de naciones que participarán de las actividades programadas, pero la referencia es muy escueta: apenas menciona alguna cobertura televisiva, el encuentro con algún funcionario y “otros eventos a través del país”. El sitio de la entidad británica parece dejar todo en manos de nuestra A.L.M.A que -al menos hasta hoy- no publicó ninguna información alusiva en su sitio web.

Curiosamente, el cronograma de actividades difundido por la ADI no incluye a España, país sede de Alzheimer Internacional 2011. Mencionada en nuestro blog a principios de año, esta inciativa científica incluye la realización del Global Alzheimer’s Research Summit que tendrá lugar el 22 y 23 de septiembre en Madrid.

Algo similar sucede con Francia y Cuba, que tampoco figuran en la lista de naciones suscriptas a la convocatoria de la ADI. Ambas ausencias llaman la atención pues en julio pasado París fue sede de la Conferencia Internacional de la Alzheimer’s Association (que nuestro blog mencionó en este artículo) y en octubre próximo La Habana se convertirá en escenario de un V Congreso iberoamericano anunciado aquí.

Es cierto que la conmemoración del 21 de septiembre excede el marco académico-científico de los eventos español, francés y cubano. En cambio, el llamamiento de la Alzheimer’s Desease International apela más bien a la acción social, encarnada en las asociaciones fundadas en distintas ciudades por familiares y amigos de enfermos.

Dicho esto, algunos lamentamos la aparente escisión entre las iniciativas de divulgación y encuentro académicos y aquéllas de concientización mediática y político-social. Quizás éste también sea un rostro (simbólico e institucional) de la demencia.

————————————————————–
* El lema de 2010 fue “Es tiempo de actuar“.

8 pensamientos en “Los rostros de la demencia

  1. Pingback: Día Internacional del Alzheimer – Lema 2012 “Esfuerzo Compartido” | Temas de Enfermería

  2. Hola Maria, aprovecho tu experiencia para consultar si existe alguna normativa para la emisión del voto de enfermos de Alzheimer. Mi esposa, afectada por este mal desde hace algunos años, hoy, dia de elecciones en argentina, no supo que hacer en el cuarto oscuro y uno de los fiscales debio asistirla. Todo salio bien finalmente, pero no se como será en el futuro. Ella puede discernir a quien votar y tiene sus preferencias, pero tiene muy afectado lo que es la parte operativa de actividades de la vida diaria como esta. Es menor de 60 años. Hay alguna norma que ampare estos casos? como ser: puedo asistirla en el cuarto oscuro yo?. muchas gracias

  3. Buenas tardes, Daniel

    Efectivamente existe una norma que ampara a las personas como tu esposa: se trata de la Ley Nº 26.571 de Democratización de la Representación Política, la Transparencia y la Equidad Electoral, promulgada en 2009. Por favor fijate en esta síntesis: leerás que “pueden votar los ciudadanos con discapacidad intelectual y/o mental que no estén alcanzados por exclusiones legales”.

    Estos electores tienen derecho a contar con la asistencia de una persona de confianza así que, en las próximas elecciones, no dudes en ingresar con tu señora al cuarto oscuro. Antes, la autoridad de mesa te pedirá que acredites tu identidad. Una vez chequeada la información, te permitirá el acceso al cuarto oscuro y, cuando salgas, dejará asentados tus datos (nombre, apellido y DNI) en el sector del padrón previsto para las observaciones.

    Espero haberte dado una mano con esta respuesta. Un saludo cordial.

  4. Hola María, sabes si el presidente de mesa puede pedir algun certificado o solamente acreditando mi identidad es suficiente. De nuevo muchas gracias!

  5. Gracias Maria, a raiz de este episodio, y otros que he vivido con mi esposa en los ultimos tiempos, he concluido que en nuestra sociedad hay mucho por hacer en materia de asistencia a las personas afectadas por este mal. Como ejemplo dramático resumo lo siguiente:
    en el año 2008, mi esposa (Arquitecta y restauradora de la UBA (la carrera de restauracion en el IUNA quedo sin finalizar la Tesis por causa del deterioro cognitivo), comenzo a trabajar en un proyecto para la retauracion de la Basilica de Guadalupe. El proyecto lo elaboró ella con la colaboracion de otros miembros de la parroquia. El resultado tardo casi 4 años en concretarse cuando la CABA, a traves del regimen de Mecenazgo otorgo los fondos para la restauración.
    Para esta altura mi esposa ya se habia deteriorado lo suficiente como para decidir que se convocara a otra restauradora de conocida trayectoria que dirigiera la obra. Asi se hizo, quedando mi esposa relegada a tareas de campo de menor jerarquia, cosa que aceptó con entusiasmo.
    Aún con el antecedente de haber motorizado el proyecto y posibilitado los fondos, me fue imposible lograr que la aceptaran en el grupo, tanto clerical como técnico. Así, decidí retirarla luego de una semana de profundo llanto y desazón por la situación creada.
    Todo esto viene a cuenta que creo que falta mucho por hacer para persuadir a nuestra sociedad que deben acoger con amor a quienes desgraciadamente el destino, les quito parte de su intelecto, siendo mi propuesta concreta trabajar en una ley que ampare estos casos.
    La sociedad asiste a sus enfermos a través de distintos medios. Mi esposa tiene medicamentos y asistencia psicológica y ocupacional.
    Pero que hay en la sociedad? En el supermercado, con la tarjeta sube, en el subterráneo, etc, etc.
    Ya que vos estas hace años inmersa en esto, quizás puedas darme tu visión sobre este tema. Desde ya muchas gracias.

  6. Comparto tu visión, Daniel. Hay mucho por hacer en términos de concientización para que las personas sanas colaboremos con la inclusión de quienes transitan un Alzheimer incipiente. La cuestión no es fácil en sociedades como la nuestra, en general reticentes a ayudar al prójimo.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s