A la pucha

“A la pucha” contesta mi tía cuando señalo algo que le pasa inadvertido. La expresión viaja por teléfono desde su casa en Resistencia hasta la mía en Buenos Aires. También llega desde un tiempo lejano porque, mientras vivió, mi padre (es decir su hermano) solía acotar “a la pucha” ante un comentario que lo sorprendía.

Tras la fatalidad del Alzheimer, por momentos siento haber heredado la memoria que él perdió, recuerdos que maravillan. Por lo pronto, desde que mi padre falleció (casi siete años atrás) y hasta la conversación telefónica de la semana pasada, nunca reparé en la pertinencia, el tono, la frecuencia de aquella entrañable expresión.

Así, la enfermedad del olvido retrocede un casillero.

A la pucha.

2 pensamientos en “A la pucha

  1. Maria, me encantó tu comentario y mientras te escribo todavía estoy sonriendo.

    Son aquellas pequeñas cosas,
    que nos dejó un tiempo de rosas
    en un rincón,
    en un papel
    o en un cajón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s