Siete años

Semanas atrás, alguien me preguntó porqué sigo actualizando este blog tras casi siete años transcurridos desde la muerte de mi padre. Fueron dos las respuestas: porque el recuerdo de su enfermedad no me abandona, y porque pienso que las dificultades y penas que se cruzan en nuestra existencia no deberían caer en saco roto.

Así como me resisto a la idea de que “las cosas pasan por alguna razón”, estoy convencida de que -en la medida de lo posible- los seres humanos tenemos que hacer algo positivo con lo que el destino o el azar hizo de nosotros. Quizás por eso MaldeAlzheimer amplió su condición de “espacio de desahogo” a módico “lugar de difusión y reflexión” (me disculpo por las odiosas definiciones).

En este sentido el blog es un compromiso que asumí, al principio sin demasiada conciencia, un mes y piquito antes del fallecimiento de mi papá. De hecho, de los 160 posts publicados hasta hoy, sólo doce fueron concebidos en plena lucha con médicos, asistentes, geriátricos y por supuesto con las distintas instancias de la enfermedad.

A priori resulta irónico o al menos contradictorio eso de empezar a escribir justo cuando la experiencia relatada o aludida está por terminar. Sin embargo, a la distancia da la sensación de que MaldeAlzheimer supo trascender la arista autobiográfica (sin por eso anularla; de ahí la actualización de la sección Desahogo).

Cuando en marzo pasado celebramos los seis años del blog, reivindicamos “el poder de una lectura lúcida frente a la parva de contenidos difundidos en los medios tradicionales e Internet”. Hoy repasamos los artículos de 2011 (58 en total) y nos damos cuenta de que -con esa intención en mente- compartimos más experiencias, reclamos, preguntas, críticas que evidencias. Quizás esto tenga que ver con la relatividad de los avances científicos que difunde el periodismo.

Hoy sábado 10 de marzo, MaldeAlzheimer cumple siete años. Quizás la buena pregunta sea, no tanto porqué su autora sigue actualizándolo, sino porqué del otro lado continúan leyéndolo. Sin dudas, este espacio también perdura en el tiempo gracias al aporte de visitantes ocasionales y frecuentes.

En este día especial, va un gran abrazo -y el reconocimiento- para unos y otros.

14 pensamientos en “Siete años

  1. Gracias por continuar con aquellos quienes vamos transitando con familia con este mal. De verdad eres un apoyo invaluable ! Recibe un abrazo desde Veracruz Mexico

  2. Hola María , ya te había comentado que a mi me pasaba lo mismo , mi papá falleció en el año 2008 y es el día de hoy que cuando prendo la computadora entre todo lo que leo , está siempre tu blog. Leo las notas y los comentarios de la gente que está atravezando en este momento lo que nosotras pasamos hace unos años y es como que es una manera de recordarlo y a su vez de acompañar a todos en su sufrimiento . Tu papá te da luz desde el cielo para que seas mediadora entre los familiares de enfermos de Alzheimer y los avances de la ciencia !!! GRACIAS !!! Graciela

  3. Maria: van a ser 7 meses que falleció mamá. Ermelinda, mi linda viejita.
    Siento su falta, la extraño.
    No te imaginas lo mucho que me ayudo tu blog, en todo momento.
    Tengo mucho para compartir con respecto a mi experiencia en el final de la enfermedad, sé que puedo ayudar a muchos que lo estén pasando, o que los angustie no saber cómo puede ser… pero todavía no puedo, todavía me embarga la tristeza.
    De todos modos no quiero dejar pasar esta oportunidad, para agradecerte.
    Comparto plenamente tus opiniones volcados en este artículo, y por eso quiero destacar tu perseverancia para seguir con este medio de comunicación, que aunque parezca pequeño para algunos, es inmenso para otros.
    No aflojes por favor, gracias
    Silvia

  4. Maria, tus 7 años seguramente han sido para otros tan productivos como para mi que llegué a tu blog de casualidad en una noche en que sólo tenía preguntas y desesperación. Acá sigo y seguiré.

    Me brindó información, contención y un espacio de reflexión.

    Aprovechando tus cualidades innatas para la escritura con las cuales te has desarrollado y seguramente te hacen feliz le diste nacimiento y continuidad a este invalorable sitio.

    Seguramente comenzaste tu blog explorando tu mundo interior para entender tu “ti mismo” para después comprender tu misión social.

    Por todo esto y mucho más mi sincero agradecimiento.

  5. Este es un blog imprescindible que apela a la actualización, al intercambio de experiencias, a exponer reclamos, y al emotivo e íntimo acto de contar este camino de acompañamiento a aquellos queridos cercanos que padecen esta patologia. Ninguno de nosotros está inmunizado: cualquiera podría padecer el Mal de Alzheimer.
    Entonces, por la memoria de los que ya no están, por la memoria perdida, recuperemos la memoria difundiendo este sitio.
    En afectuoso recuerdo de Luis, quien me contaba lo hermoso que era Trieste, lugar de origen de mi familia materna.
    Un gran abrazo.
    Adriana Zerdín

  6. María Graciela, un abrazo grande desde Buenos Aires. Me emociona mucho saberte presente a la distancia, desde el querido México.

    Graciela C., te sé siempre cerca aún después del fallecimiento de tu papá. Para mí es muy reconfortante saber que este blog se ha convertido en pequeño refugio, y no en simple lugar de paso.

    Antonio, querido amigo. Gracias por la compañía desde allá lejos en España, sobre todo por la sonrisa recurrente y por este hermoso regalo que llevo en mi corazón.

    Silvia, me puso muy triste la noticia sobre la muerte de Ermelinda. Por los mails que intercambiamos con vos y Solana, siento como si la hubiera conocido. Lamentar su partida, extrañarla es algo que no pasará del todo pero es notable cómo, con el tiempo, la ausencia termina convirtiéndose en presencia. Así como nuestra memoria nos ayuda a enfrentar el olvido patológico de nuestros seres queridos, también nos da una mano a la hora de seguir teniéndolos con nosotros cuando se liberan de la enfermedad.

    Diana, sos la lectora que más comenta en este blog. Gracias por una compañía tan estimulante y por tus palabras siempre afectuosas.

    Queridísima Adriana, qué hermosa y conmovedora sorpresa leerte en MaldeAlzheimer. Tus palabras me hicieron lagrimear, además de acariciarme con un recuerdo de mi viejo que es más tuyo que mío, pero que ahora se queda en mi memoria (y en mis retinas).

    Un abrazo grande para los seis y, otra vez, el agradecimiento por sus palabras, su participación, su compañía, su aliento.

  7. Hola, María,
    A partir del Alzheimer de mi padre, y la demencia senil de mi madre, fuí interiorizándome sobre las soluciones posibles ante estas enfermedades. Cuando falleció mi padre, yo estaba cursando una carrera totalmente alejada del área de salud (Tasadora y Martillera). Hoy, ya recibida, me invitaron a dar un seminario sobre desarrollos inmobiliarios para la 3ra.edad, porque a raíz de la internación de mi madre en un instituto, empecé a interesarme por ese tema. Y me anoté en la carrera de Terapista Ocupacional…… Sin proponérmelo, es inevitable querer canalizar todo lo vivido…. Te entiendo perfectamente. Un beso grande. Stella

  8. Qué interesante lo que contás, Stella. Cuando tengas ganas, por favor contanos de qué manera(s) se aplican los conocimientos de terapia ocupacional a enfermos de Alzheimer.
    Un beso grande para vos.

  9. ¿Por qué sigo leyendo este blog? porque es mi lugar de refugio donde encuentro el apoyo que sólo puede dar quien ya pasó por la experiencia de tener un familiar con Alzheimer. Felicidades por estos 7 años!!!!!

  10. Hola Maria!

    Encantada de saludarte.Soy Trabajadora Social con amplia experiencia en trato con efermos de Alzhimier, soy seguidora de tu blog y quería darte las gracias por la fuerza que transmites y los contenidos que publicas.
    Este blog es sin duda un refugio para las personas que más de cerca vivimos esta enfermedad, bien sea laboral o familiarmente.
    Yo también tengo un blog de reciente creación sobre temática Alzheimer, puedes pasarte por él cuando lo desees y si necesitas algo, ya sabes.

    El blog es http://lasonrisavacia.blogspot.com.es/

    Un saludo desde España,

    Merche

  11. Gracias por tus palabras y por darte una vuelta por MaldeAlzheimer, Merche. Y, por supuesto, mucha suerte con tu propio blog.
    Un abrazo desde Argentina.

  12. Hola, María,
    Días atrás me preguntaste cómo se podía aplicar la Terapia Ocupacional en enfermos de Alzheimer. Recién comenzaré el CBC de la carrera, así que habrá que esperar 4 años para poder darte una respuesta. Lo que sí puedo adelantarte es que, sin saberlo, fuí terapista intuitiva de mi padre, y ahora lo soy de mi madre. Lo esencial es saber quién fue la persona, para saber qué lo puede motivar. Es muy parecido a pensar en bebés…..Probablemente una Terapista ya recibida se indigne por esto que digo, pero es lo puse en práctica intuitivamente. Y tengo algunas fotos.
    Un beso grande
    Stella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s