Obama también combate el Alzheimer

A principios de este año, la prensa norteamericana replicó el anuncio oficial del Presidente Barack Obama sobre el propósito de implementar un primer Plan Nacional de Lucha contra el Mal de Alzheimer. Por ejemplo, el Nuevo Herald de Miami se refirió (aquí) a “un borrador difundido recientemente” que establece un plazo de trece años para “desarrollar medios efectivos destinados a prevenir, diagnosticar y tratar este proceso de degeneración neurológica”.

Dicho de otro modo, en 2025 debería estar lista la iniciativa que algunos especialistas consideran “poco realista” (además de tardía, en comparación con programas similares lanzados en otros países).

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS por sus siglas en inglés) publicó en febrero pasado un primer documento con los lineamientos generales del plan. Disponible online y abierto a comentarios, este borrador inicial se inspiró en un informe elaborado por el Consejo de Asesoramiento en Servicios de Salud e Investigación sobre Alzheimer (Advisory Council on Alzheimer’s Research, Care, and Services en inglés) que integran alrededor de veinte representantes de agencias y organizaciones nacionales no gubernamentales.

En marzo, la Secretaría de Planificación y Evaluación dependiente del HHS concentró aquí los comentarios registrados hasta entonces, y semanas atrás -el 13 de abril para ser más precisos- publicó aquí una segunda versión del borrador inicial.


La optimización de recursos existentes y la mejora de actividades ya coordinadas, el apoyo a la cooperación entre los sectores público y privado y la transformación de la manera de abordar el Alzheimer son los tres ejes principales de esta presentación que también enumera los siguientes objetivos: prevenir y tratar en forma efectiva la enfermedad; optimizar la calidad y eficiencia del servicio de salud; extender la contención al paciente y a su entorno familiar; incrementar el compromiso del Estado, hacer un seguimiento de los resultados obtenidos y del progreso alcanzado.

Probablemente porque todavía se encuentra en su fase inicial, este borrador es ante todo una síntesis de buenas intenciones. Por lo pronto, cuesta encontrar datos concretos que permitan entender de qué modo se articulará el anunciado plan ni cómo se invertirán los 156 millones de dólares asignados por Obama.

Ilustra este post el video del mencionado anuncio presidencial… “Juntos convertiremos a la enfermedad de Alzheimer en prioridad nacional” sostuvo el Primer Mandatario para luego aventurar que “podremos hacer algo grande; podremos encontrar una cura para que ninguna familia sufra lo que otras debieron pasar”.

Este artículo de William Márquez para BBC Mundo nos recuerda la serie de dificultades y reticencias que Obama enfrenta desde hace dos años por intentar devolverle al Estado un rol activo en términos de salud pública. Ojalá la lucha contra el olvido patológico corra mejor suerte, y por lo menos en 2025 (si es antes, mejor) todos -no sólo los norteamericanos- podamos cantar victoria.

2 pensamientos en “Obama también combate el Alzheimer

  1. El artículo me llevó a una reflexión que no se si viene al caso o no.

    “Juntos convertiremos a la enfermedad de Alzheimer en prioridad nacional” sostuvo el Primer Mandatario para luego aventurar que “podremos hacer algo grande; podremos encontrar una cura para que ninguna familia sufra lo que otras debieron pasar”.

    Me concentro en esta parte del artículo y quizás actuando en forma conformista me digo que no existen curas para cientos de enfermedades, algunas degenerativas y para aceptar esta etapa de la enfermedad de mamá pienso que lo que a ella le tocó (despues de todo) está sucendiendo en su ocaso. Acaso las hojas de los árboles no se ponen amarillentas y se achucharran antes de caer definitivamente. Algunas hojas resisten más y otras menos pero el ciclo inexorable de la vida se cumple. Esta enfermedad es como un largo otoño.

    Investigaciones en diagnósticos precoces considero que si son válidos.
    Lo que no hace el Estado en acompañamiento a los familiares lo hacen otras organizaciones no gubernamentales. Los discursos son paroles, paroles, paroles.

    En fin…. quizás sea demasiado escéptica, o realista, o lo mio no sea conformismo dando a esta palabra un sentido tan literal sino como ajustarse voluntariamente a algo que hoy es así.

    Gracias Maria por mantener este sitio y donde puedo expresar mi humilde opinión.

    Diana

  2. Coincido con vos, Diana, en que el uso de la palabra “cura” es desafortunado. Podríamos decir que remite a una expresión de deseo antes que a algo realmente posible. En cambio, pienso que la ciencia puede adelantar en términos de prevención: tal vez algún día sea capaz de evitar el desarrollo de Alzheimer.

    ¿Pero curarlo cuando ya se manifestó? Es algo difícil de creer.

    En cuanto al rol del Estado, considero que es importante (ésta no es la primera vez que lo digo). Con el tiempo aprendí a esperar cada vez menos de las organizaciones no gubernamentales.

    Por supuesto, devolverle al Estado un rol activo (y eficiente) en materia de salud pública es una tarea ardua en más de un sentido (acá y en los Estados Unidos). Los tropiezos de Obama son prueba de una lucha compleja que involucra a distintos actores y pone en juego intereses poderosos.

    En fin… El tema da para un largo intercambio de palabras. Me conformo con que el post resulte medianamente interesante.

    Gracias a vos por tu aporte. Buen fin de semana largo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s