Alzheimer y Poder Legislativo argentino: sólo buenas intenciones

“Prevención, tratamiento, inclusión social de personas afectadas por el mal de Alzheimer u otras demencias o trastornos cognitivos, así como la asistencia a familiares directos y convivientes” se llama el proyecto de ley de la (ahora ex*) diputada nacional Graciela Beatriz Gutiérrez, que el 28 de noviembre de 2007 pasó a nuestro Honorable Senado para su tratamiento y eventual aprobación. A casi seis años de aquella presentación formal, cuesta encontrar información sobre el destino de esta propuesta que llegó a ser tema de una mesa del IX Congreso Argentino de Neuropsiquiatría y Neurociencia Cognitiva, organizado por la Asociación Neuropsiquátrica Argentina (ANA) también en 2007.

En pocas palabras, dicho proyecto de ley reconoce un reclamo de larga data: la creación de un programa nacional en el ámbito del Ministerio de Salud de la Nación. Con este objetivo en mente, el texto sugiere 1) desarrollar campañas de difusión y concientización social sobre la enfermedad de Alzheimer y otras demencias o trastornos cognitivos, es decir, sobre sus manifestaciones y principales consecuencias para el paciente y su entorno familiar; 2) producir y divulgar información sobre acciones para la prevención y diagnóstico temprano así como sobre los avances médico-científicos destinados a una constante actualización profesional; 3) impulsar actividades de investigación científica, epidemiológica y clínica.

Entre las responsabilidades atribuídas al Ministerio de Salud de la Nación, figuran:

 La implementación del desarrollo de campañas tendientes a difundir las acciones de prevención y tratamiento disponibles;

 La elaboración de cartillas informativas sobre los avances de la ciencia, sobre cursos y carreras abiertos a nivel nacional y sobre logros obtenidos;

 La publicación de prestaciones médicas, psicológicas y farmacológicas -incluidos los recursos de apoyo domiciliario- destinadas a cubrir la detección temprana, el diagnóstico y el tratamiento efectivo;

 El impulso a cursos de especialización a través de convenios con universidades, centros asistenciales de salud, profesorados, institutos colegiados y asociaciones especializadas a fin de capacitar al personal médico y asistencial;   

 La promoción de la creación y respeto de protocolos de control y verificación de hogares y geriátricos habilitados;

 La organización de centros de día especializados en la atención y cuidados de estos pacientes, con el objetivo de estimular su desempeño cotidiano y por consiguiente de alcanzar su máximo desarrollo posible.

Un año más tarde, la diputada provincial Nora Nazar presentó en Corrientes otro proyecto del que no se conoce mucho más que el texto completo (curiosamente replicado por una asociación anti-Alzheimer de origen venezolano) y un artículo publicado por la agencia electrónica de noticias Corrientes al Día. Como su antecesora a nivel nacional, esta propuesta tampoco parece haber siquiera rozado la posibilidad de convertirse en ley.

Aunque menos ambiciosas que las presentaciones de sus colegas, la diputada de la Legislatura porteña María José Lubertino y su par en el Congreso nacional Federico Gumersindo Alonso siguen sin encontrar quorum para los propuestas que redactaron por separado: el proyecto de ley “de autonomía personal para las personas adultas mayores y personas con discapacidad” en el primer caso; y otro para “declarar de interés prioritario sanitario en todo el territorio de la República Argentina la enfermedad de Alzheimer y otras demencias seniles” en el segundo.

Este último es el más reciente; data de mayo pasado.

——————————————————————————-
* La diputada nacional por el Frente para la Victoria y de origen mendocino concluyó su mandato en diciembre de 2009.

6 Comentarios

  1. María, mirando la pa´gina de proyectos de la Cámara de Diputaods el proyecto que mencionás del año 2007 tiene el nº DE eXPTE nª 0098-D-209, iniciado den Diputados y no figura ni siquiera a las comisiones de acci´`on social y salud púbvlica , ni a la de presupuesto y hacienda. Por lo cual menos paó a Senadores. A lo mejor la pagina está desactualizada pero no creo, por lo visto poco import la prevención, tratamiento e inclusión de la que tanto se jactan los gobernantes. Un apena!!! La verdad sin palabras, pero si se ocupan y rápido de delcarar al vino como bebida nacional o al mate no se que cosa, al verdad patético.

  2. Fijate en esta página, Lucila, donde figura la fecha del envío al Senado. Por si cupiera alguna duda, la diputada Gutiérrez lo confirma en su blog y en esta mini-entrevista concedida a Prensa Libre Online.

    De todos modos, como bien sugerís, lo importante es que este proyecto de ley quedó perdido por ahí entre distintas solicitudes de declaración del “Día de…”. Es muy descorazonador, en coincidencia con lo que dice Diana.

    Un abrazo a ambas. Gracias por darse una vuelta por MaldeAlzheimer.

  3. Hola Maria, es una pena que no se le de importancia a esta enfermedad uno recurre a las doctores de distintas especialidad para obtener ayuda ellos hacen lo que pueden pero cuando llegas a los organismos que deberian ocuparse de los jubilados que transitan por esta situacion lo unico que encontras trabas burocraticas y papeles que te hacen completar. ojala se pueda hacer algo para reflotar esta ley para que pueda ser aprobada y asi poder ayudar a muchas personas con este mal. Gracias

  4. Gracias a vos por tu comentario, Alejandra. Creo que quienes conocemos/conocimos de cerca la enfermedad de Alzheimer tenemos que hacer lo que está a nuestro alcance para contribuir a la concientización social, y para intentar convencer a nuestra dirigencia de la importancia de implementar un plan nacional.
    Las personas celíacas y quienes defendieron con tanta insistencia el derecho a la fertilización asistida son dos ejemplos a seguir en este sentido.
    Un saludo.

  5. Por Dios, insten a que de una vez se trate el tema… es increíble que nuestros abuelos, propensos a contraer esta terrible y desgastante enfermedad, no puedan obtener los elementos necesarios para una mejor calidad de vida, debido a la patologia del mal de Alzheimer… ya de por sí, sus jubilaciones no les permiten acceder a cuidados especializados, tratamientos y/o internación… la familia luchacontra este flajelo de manera solitaria haciendo frente a una situación desgastante y angustiante… Es necesario que las obras sociales cubran el acompañamiento terapéutico a fin de mejorar la calidad de vida del paciente y de su entorno familiar, además, se deberían propiciar la creación e instalación de geriátricos dignos para que nuestros abuelos terminen sus ultimos días atendidos como se lo merecen.. gracias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s