Aurelia según Karenina

“Para hablar del corto, primero tengo que hablar de mi abuela”, le cuenta Karenina Gómez a MaldeAlzheimer, en una breve entrevista que acompaña la presentación de Aurelia, película animada que retrata la enfermedad de Alzheimer desde la perspectiva de una nieta. Esta artista visual mexicana presentó su trabajo en una edición del VICO realizada en el Museo de Ex Teresa Arte Actual, y en la Bienal de Imagen en Movimiento (BIM) de Buenos Aires entre otros festivales. Vale la pena verlo, así como conocer su historia a partir del testimonio de la realizadora.

 
 
MA: ¿Cómo se te ocurrió realizar este corto?
KG: Soy artista visual y Aurelia ha sido mi único trabajo de índole personal. Para hablar del corto, primero tengo que hablar de mi abuela. Fue una mujer que en su época rompió los cánones establecidos de su género en los años cuarenta. Estaba divorciada, era licenciada, madre de tres hijos y tenía su propio automóvil. La lucha que vivió en sus tiempos le formó un carácter temperamental.
Mi abuela siempre fue una mujer imponente. Yo la dejé de ver por varios años porque teníamos choques de personalidad, hasta que un día decidí visitarla y me encontré con una abuela consumida por la enfermedad de Alzheimer. Fue un experiencia impactante para mí, tanto que me motivó a hacer el cortometraje como medio de entendimiento hacia la situación de mi abuela y de toda la familia.

MA: ¿Por qué elegiste hacerlo animado?
KG: Me gusta jugar con la idea de que existe una versión de mi abuela real, expresada en sus fotografías y una idea de “la abuela” como ficción, hecha dibujo. Ambas partes conforman su universo y el nuestro. De este modo, tratamos de entenderla desde la distancia. 

MA: ¿Cuánto te llevó hacerlo?
KG: La realización del corto me llevó un año en total, pero se distribuyó en tres etapas. En la primera, fui a visitar a mi abuela después de muchos años y escribí un cuento acerca de los temas recurrentes por los que ella navegaba. Regresando de la visita, empecé a trabajar en el corto basado en el cuento y sólo hice la parte animada, en blanco y negro. La segunda etapa fue más bien un período de estancamiento creativo: de hecho, no encontraba la manera de finalizar el corto. Así que regresé a visitar a mi abuela, le tomé fotografías y grabé alrededor de cinco horas de conversación con ella. Le pedí a mi mamá que leyera el cuento que había escrito inicialmente para que mi abuela lo repitiera, ya que ella ya no puede leer. En la última etapa mezclé las fotografías con la animación y la edición del audio con mi abuela leyendo el cuento y las conversaciones que mantuve con ella.

MA: ¿Hasta qué punto tu abuela fue consciente de la realización de Aurelia?
KG: En el momento de realización del corto, mi abuela ya transitaba un estadío avanzado de Alzheimer, por lo cual no se enteró de la existencia del proyecto. En cambio, la experiencia fue muy emotiva cuando le mostré el trabajo terminado a mi familia. Por eso estoy feliz de haberlo hecho.

MA: El corto fue realizado en 2011. ¿Cómo está tu abuela ahora?
KG: Actualmente mi abuela se encuentra en una fase muy avanzada de la enfermedad. De hecho, no puede comer por sí sola ni caminar.

MA: ¿Qué considerás prioritario en la lucha contra el mal de Alzheimer?
KG: Creo que es necesario empezar a trabajar en materia legislativa a favor de los ancianos: desde promover iniciativas laborales y de seguridad social que mejoren su calidad de vida hasta contemplar la eutanasia como una herramienta legal para concluir el ciclo de la vida de manera digna.

———————————————————————————————————-
Posts relacionados
 Mónica y Marcos, por Alejandro Kirchuk
 La abuela Genoveva
 El graffiti de Ermelinda, y una convocatoria contra el olvido
 Un nieto investiga

4 pensamientos en “Aurelia según Karenina

  1. Maria, lo compartí en mi facebook. Emotivo. Muy emotivo. Ayer mamá me dijo textualmente. “Si no acordarme de nada sería pecado estaría llena de pecados”. Trato de adentrarme en sus pensamientos pero es imposible. Su mundo cada dia es más pequeño. Su mundo son recuerdos, letras, canciones y vivencias de cuando su mente era plástica.

  2. Me impresiona la frase de tu mamá, Diana, porque confirma la existencia de cierto resto de lucidez que perdura en los enfermos de Alzheimer, por más ensimismados y ajenos a la realidad que nos parecen.

    Es cierto que cuesta sentirse parte de un mundo cada vez más pequeño. Pero no tengo dudas de que tu mamá no deja de sentir tu compañía, precisamente gracias al resto de lucidez que conserva.

    Un abrazo, y ánimo.
    ———————————
    PD. Gracias por compartir el corto de Karenina en tu muro de Facebook.

  3. Pero si, tenés razón Maria. En su pequeño mundo estoy y de tal forma que hoy ante el pedido de caminar un poco me dijo “Voy a tener que divorciarme”. De quién le pregunté.” De vos, así me dejás tranquila”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s