A treinta años del aporte de Ronald Reagan a la lucha anti-Alzheimer

En los ’80 Ronald Reagan y Margaret Thatcher coincidieron en desmantelar sin piedad los servicios de salud pública de los países que gobernaban. Años más tarde, ambos terminaron enfrentando la enfermedad de Alzheimer con la mejor atención privada disponible, prohibitiva para la mayoría de sus conciudadanos.

Este año se cumplen tres décadas desde que el entonces Presidente Ronald Reagan decidiera en 1983, durante su primer mandato, que noviembre fuera el “Mes Nacional de la Enfermedad de Alzheimer” en los Estados Unidos. Esto sucedió once años antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la británica Alzheimer’s Disease International (ADI) declararan el 21 de septiembre “Día Mundial del Alzheimer“, y de que el mismo Reagan -ya retirado de la función pública- anunciara a través de la prensa que estaba transitando la fase inicial del olvido patológico.

A propósito del ahora denominado “Mes Nacional de la Concientización sobre la Enfermedad de Alzheimer“, la Alzheimer’s Association cuenta aquí que, treinta años atrás, el olvido patológico afectaba a menos de dos millones de personas en el territorio estadounidense, y que hoy la cifra excede los cinco millones. El reloj poblacional online que funciona en el sitio web del United States Census Bureau indica que la población norteamericana arañaba los 234 millones en 1983, mientras ahora supera los 317 millones. Esto significa que el olvido patológico también creció proporcionalmente en aquel país: mientras afectaba al 0.85% de la población en el ’83, ahora afecta al 1.57%.

Según Wikipedia, Reagan fue el Presidente de USA que asumió su primer mandato con más edad: tenía 69 años en su debut de 1981. Tardó poco en declarar el Mes Nacional del Alzheimer. Le llevó todavía menos empezar a recortar el presupuesto nacional destinado a la salud pública, así como suprimirles la ayuda estatal a miles de ciudadanos incapacitados por enfermedad física o mental. Al menos a cierta distancia geográfica y temporal (también ideológica, por supuesto), da la sensación de que la situación precaria de muchos congéneres le resbaló olímpicamente.

Para cuando en 1994 el también ex actor anunció que estaba enfermo de Alzheimer, el gobierno de Bill Clinton ya estaba buscando la manera de reincorporar a aquellos estadounidenses afectados por el recorte neoliberal. Aunque condenados a transitar un camino de incapacidad progresiva, ni Reagan ni su familia conocieron la(s) desgracia(s) que muchos compatriotas sí enfrentaron -y siguen enfrentando- por encontrarse en situación de vulnerabilidad extrema, abandonados por un Estado indiferente, incluso contrario, al principio de inclusión y contención social.

Pequeña pieza comunicacional que la Alzheimer’s Association de los Estados Unidos publicó en su sitio web para conmemorar este noviembre el ahora denominado ‘Mes Nacional de la Concientización sobre la Enfermedad de Alzheimer’.

La fortuna personal le evitó al ex Presidente sufrir ese tipo de desprotección que potencia la capacidad dañina del olvido patológico, sobre todo su particular encono contra la dignidad del enfermo. Acaso convenga preguntar cuántos de aquellos dos millones en 1983, ahora cinco millones en 2013, se encuentran en una situación igual de privilegiada.

Si los antecedentes fueran otros, MaldeAlzheimer seguro se prendería al espíritu celebratorio de los norteamericanos que este noviembre conmemoran el 30º aniversario de aquel “Mes Nacional de la Enfermedad de Alzheimer” devenido en “Mes Nacional de la Concientización sobre la Enfermedad de Alzheimer”. Pero el hecho de que el autor de esta ocurrencia haya sido Reagan inhibe toda voluntad de adhesión, al menos para quienes identificamos al ex jefe de Estado como impulsor de la versión más despiadada de la -de por sí lamentable- privatización de la salud.

———————————————————————————————-
Posts relacionados
 Algunos datos sobre Alzheimer en USA y su posible traspolación a nuestra realidad
 Obama también combate el Alzheimer
 Estados Unidos desembolsa 45 millones de dólares para combatir el Alzheimer. ¿Podrá?
 Alzheimer y farandulización

4 pensamientos en “A treinta años del aporte de Ronald Reagan a la lucha anti-Alzheimer

  1. Hola, entiendo tu enojo por la paradoja, pero cuando alguien hace algo que puede ayudar en un tema complicado, trato de capitalizar el aporte. Años atrás escuché que la Asociación Amigos del Parque Centenario quería sacar el lago de ese predio. ¿Y por qué? “Porque lo hicieron los militares…”

    Aniquilaciones hubo por todos lados, de toda índole, pero si en un descuido o en un error el destructor dejó una plantita en una maceta, yo la riego….

    Un beso
    Stella

  2. Mi observación va más allá de la paradoja, Stella.

    Pienso en la diferencia de pesos, si me permitís la metáfora: el peso simbólico de designar “un día” o “un mes de” (midámoslo en gramos) pierde toda consistencia en un marco de desmantelamiento que aún hoy afecta concreta (y no simbólicamente) a miles de personas (de ahí que pese toneladas).

    Retomando tu propia metáfora, es como conformarse con regar la plantita que alguien dejó en una maceta después de haber talado un bosque. No digo que haya que abandonar a la pobre planta sobreviviente, pero sí recordar que ahí hubo un bosque, que alguien lo taló, y que difícilmente la maceta en cuestión compense el daño causado.

    En este sentido, no puedo identificarme con quienes consideran que Reagan hizo mucho por la lucha anti-Alzheimer porque designó una suerte de mes aniversario y porque confesó públicamente su propia enfermedad.

    Las medidas que el ex Presidente de los Estados Unidos tomó para desmantelar la salud pública y excluir de la cobertura estatal a miles de conciudadanos fueron mucho más efectivas (para mal, eso sí) que un recordatorio circunscripto a un número reducido de personas e ignorado por el resto del mundo, en parte porque la iniciativa de la OMS y de la ADI posee un mayor peso simbólico (otra vez mi improvisada metáfora).

    Un beso para vos.

  3. Recién leo a Stella y Maria y estoy de acuerdo un poquito con cada una de las dos.:) La celebración de los 30 años en EEUU no me modifica nada y respeto todos los comentarios con tinte ideológico pero me abstengo de opinar porque éste no es mi sitio.

    Y como dijo Eugéne Ionesco “Las ideologías nos separan, los sueños y la angustia nos unen.

    Cariños a las dos.

  4. Gracias por tu comentario, Diana.

    Yo tampoco quisiera irme de tema. Sólo me permito señalar que, más allá de aquella célebre frase (en general sacada de contexto), Ionesco nunca dejó de pronunciarse -en sus obras y en sus acciones, en sus escritos y en sus discursos- a favor de los valores humanistas. De una manera muy crítica, el autor rumano también habló de política e ideología (no por casualidad Rinoceronte es considerado un manifiesto alegórico contra el totalitarismo que Europa sufrió en los años ’30 y ’40).

    El tema de la salud (quiénes y cómo jerarquizan las distintas problemáticas, cómo las enfrentan, qué tipo de servicio médico rige y a quiénes alcanza) siempre se inscribe en un contexto histórico y en un presente político, económico, social, cultural. De ahí la permanente tensión entre los actores de los ámbitos público y privado, y la consecuente (y sana) discusión sobre qué (no) hacer.

    Éste y otros posts de MaldeAlzheimer se permiten pelar las distintas capas de esta -con perdón de la metáfora trillada- gran cebolla. Quizás nuestros ojos se irriten un poco pero, a lo mejor como cuando estamos cocinando, aquí también la molestia desaparece apenas recordamos/reconocemos la importancia de este ingrediente en nuestro plato.

    Un cariño para vos y otro para Stella, ya que estamos.😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s