Tener o no tener…

“¿Es Alzheimer?” se titula el extenso artículo (en inglés) que el especialista Richard W. Besdine publicó la semana pasada en el blog Vida Saludable del Huffington Post, y que aborda tres temas fundamentales: las principales características y primeras manifestaciones de la enfermedad del olvido; la distinción entre ésta y otras tres demencias (denominadas “vascular”, “frontotemporal”, “de cuerpos de Lewy”); los bemoles del envejecimiento normal que no deben preocupar.

La nota aporta poca información nueva a quienes hace tiempo cuidamos a algún familiar enfermo. Dicho esto, vale la pena leerla porque permite repasar datos y consejos a partir de un lenguaje nada (u ocasionalmente) críptico. En este sentido cabe destacar la ocurrencia de explicar la diferencia entre el olvido patológico y el desgaste mental propio de la edad con el siguiente aforismo: “Olvidar dónde dejamos la llave del auto es algo normal. El problema es olvidar para qué sirve esa llave”.

Por si quedara alguna duda, Bedine enumera algunos presuntos síntomas que no son tales o que, en el peor de los casos, confirman nuestro alejamiento de la juventud:

 Olvidar temporariamente palabras o nombres propios;
 No recordar dónde dejamos las llaves del auto;
 Olvidar algo que teníamos en mente (“¿qué vine a buscar en la heladera o en el sótano?” solemos preguntarnos.);
 Preocuparnos por estos olvidos.

Pensando en los pacientes o familiares que consultan por una sintomatología repentina, el autor del artículo advierte que “el Alzheimer no empieza ni avanza de la noche a la mañana”. De esta manera, señala la condición progresiva de la enfermedad, característica que subraya con una frase contundente: “un cónyuge sabe que algo anda mal antes que cualquier otra persona, incluso un gerontólogo”.

En efecto, los esposos que se preocupan con razón saben identificar las conductas sospechosas, sin que el médico necesite decirlas. Bedine las enumera en su texto:

 Repetir frases o acciones de manera compulsiva, sin motivo aparente;
 Cometer errores groseros con el manejo del dinero;
 No reconocer las dificultades de memoria que se manifiestan a diario;
 Olvidar información recién escuchada o leída;
 Presentar dificultades a la hora de tomar decisiones, armar algún programa, resolver algún problema, formarse una opinión, cuidarse solo;
 Desorientarse espacial y temporalmente (no saber dónde y/o en qué fecha se está);
 Presentar dificultades de reconocimiento visual (no poder reconocer lugares, rostros);
 Presentar cambios radicales de personalidad o humor, y/o una marcada tendencia a retraerse.

Últimamente los medios atentos al fenómeno del Alzheimer parecen abocados a la doble tarea de, por un lado, promover el discurso médico a favor de la consulta y detección tempranas y, por otro lado, reducir el riesgo de reacción paranóica que esta campaña puede provocar, sobre todo entre quienes convivimos con algún ser querido enfermo y tememos heredar la enfermedad. El equilibrio entre una y otra acción editorial es tan delicado como aquél entre el anuncio optimista de presuntos avances en materia de investigación y el reconocimiento de los límites que impiden precisar causas y por lo tanto encontrar una terapia efectiva.

A diferencia de tantos contenidos que naufragan en el intento, el artículo de Bedine navega estas aguas tormentosas con destreza. Parafraseando a William Shakespeare, tener o no tener Alzheimer es una cuestión demasiado grave como para abordarla a puro sensacionalismo o al servicio de los grandes intereses en juego. De ahí la decisión de retomar nuestra actividad blogger con esta recomendación.

———————————————————————————————-
Posts relacionados
 Detección temprana. ¿Para qué?
 El miedo de los hijos
 La experiencia del cónyuge
 Repaso terminológico a propósito de un simposio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s