Estrategias para reclamar más inversión en campañas de concientización. ¿El fin justifica los medios?

A Nicolás Maquiavelo suele atribuírsele la frase 'El fin justifica los medios".

A Nicolás Maquiavelo suele atribuírsele la famosa frase ‘El fin justifica los medios”.

“Cerca del 60 por ciento de la gente en el mundo cree equivocadamente que la enfermedad de Alzheimer es un proceso típico del envejecimiento”. Con este título, la Alzheimer’s Association de los Estados Unidos presentó el jueves antepasado en su sitio web los resultados de la encuesta que le encargó a Abt SRBI en el marco del Mes de la Concientización sobre Alzheimer y Cerebro. Sin dudas impactante, la confusión endilgada a más de la mitad de la población mundial parece validar el reclamo de más inversión (pública, privada) en la elaboración de campañas de prensa destinadas a informar y a conseguir un mayor compromiso ciudadano en la lucha contra el olvido patológico. Sin embargo, cierto sentido común primero y la lectura de las características metodológicas del sondeo después revelan la escasa rigurosidad del muestreo. Cabe preguntar entonces hasta qué punto vale manipular la realidad en nombre de una causa (a priori) noble. En palabras más trilladas, ¿hasta qué punto el fin justifica los medios?

Empecemos por la generalización más obvia… El título menciona a “la gente en el mundo” pero el segundo párrafo de la gacetilla precisa que la encuesta fue realizada en Australia, Brasil, Canadá, China, Dinamarca, Alemania, Japón, India, México, Nigeria, Arabia Saudita y Reino Unido. Por si hiciera falta, vale señalar que la extensión y la complejidad del “mundo” son irreductibles a estos doce países, más allá de la capacidad de representación global que les adjudique la opinión pública estadounidense.

Repasemos los resultados publicados…

Entre los encuestados, un 59 por ciento entiende que el Alzheimer es típico de la vejez; un 40 por ciento, que no se trata de una enfermedad mortal; un 37 por ciento, que sólo corren riesgo de sucumbir las personas con algún antecedente familiar.

 La creencia de que el Alzheimer es un proceso típico de la vejez se encuentra especialmente difundida entre los encuestados de la India (84 por ciento), de Arabia Saudita (81 por ciento) y de China (80 por ciento).

 En cambio el Reino Unido y México parecen ser los países más proclives a distinguir entre Alzheimer y vejez (un 62 por ciento de los encuestados en ambos casos). No obstante, un 37 por ciento de los encuestados británicos y un 38 por ciento de los encuestados mexicanos se mostraron mal informados.

 Más de la mitad de las personas encuestadas en Alemania (56 por ciento), México (55 por ciento) y Brasil (53 por ciento) no reconocieron al Alzheimer como enfermedad fatal.

Al margen del índice de desconocimiento, el sondeo también revela que la demencia ocupa el segundo lugar -detrás del cáncer- en el ranking de las patologías que nadie quiere padecer. A la hora de pensar en la enfermedad que más rechazan para un ser querido, nombran al Alzheimer el 34 por ciento de los encuestados japoneses, el 32 por ciento de los encuestados canadienses y el 33 por ciento de los encuestados británicos.

Cuando se les pidió que dijeran lo que más valoran de la vida sana, el 96 por ciento de los encuestados señaló la automía (o la no dependencia de terceros); el 88 por ciento, la capacidad de afrontar gastos de salud a largo plazo; el 86 por ciento, la posibilidad de cuidar a los mayores sin necesidad de internarlos.

Captura de parte de la gacetilla publicada el jueves 19 de junio.

Captura de parte de la gacetilla publicada el jueves 19 de junio.

Ahora volvamos a la cuestión metodológica…

La mencionada Abt SRBI realizó la encuesta internacional entre el 22 de mayo y el 4 de junio. El contacto con los entrevistados fue online en Australia, Brasil, Canadá, Dinamarca, Alemania, Japón, México, Arabia Saudita y Reino Unido. En cambio, fue telefónico en China e India, y cara a cara en Nigeria.

Si catorce días parecen poco tiempo para un relevamiento “mundial”, el universo de 6.307 personas -mayores de 18 años, entrevistadas en su lengua materna- suena a flagrante despropósito. Dicho sea de paso (para evitar un post kilométrico), es lícito pensar que la mayoría de los seres humanos se comunica -en este caso contesta- distinto según interactúe por teléfono, por Internet o personalmente.

Ahora bien, concentrémonos en los 6.307 encuestados… La gacetilla de la Alzheimer’s Association enumera las siguientes cantidades de entrevistados por país: 501 en Alemania, 500 en Arabia Saudita, 500 en Australia, 501 en Brasil, 500 en Canadá, 500 en China, 533 en Dinamarca, 500 en India, 500 en Japón, 502 en México, 500 en Nigeria y 500 en Reino Unido.

Atención: el total de encuestados es 6.037, no 6.307 como consta en el texto institucional. Seamos indulgentes y supongamos que se trata de un simple error de tipeo.

Sigamos avanzando…

Para tener una idea aproximada del margen de representatividad de las cifras nacionales, extraje de esta página web del Banco Mundial los números correspondientes a la población de cada uno de los doce países mencionados: 80.4 millones de habitantes en Alemania, 28.3 millones en Arabia Saudita, 22.7 millones en Australia, 198.6 millones en Brasil, 34.7 millones en Canadá, 1350.7 millones en China, 5.5 millones en Dinamarca, 1236.7 en India, 127.5 millones en Japón, 120.9 millones en México, 168.8 millones en Nigeria, 63.6 millones en Reino Unido.

De esta otra página web del Banco Mundial, saqué el porcentaje de individuos que tienen entre 15 y 65 años en cada país (la variable es la más cercana a la de mayores de 18 que eligió Abt SRBI): el 66% en Alemania, el 67% en Arabia Saudita, el 67% en Australia, el 68% en Brasil, el 69% en Canadá, el 73% en China, el 65 % en Dinamarca, el 65% en India, el 62% en Japón, el 65% en México, el 53% en Nigeria, el 65% en Reino Unido.

Imaginemos que la variable +18 arroja proporciones similares. Estamos hablando entonces de 53 millones de personas encuestables en Alemania, de 19 millones en Arabia Saudita, de 15 millones en Australia, de 135 millones en Brasil, de 24 millones en Canadá, de 986 millones en China, de 3.5 millones en Dinamarca, de 804 millones en India, de 79 millones en Japón, de 78.5 millones en México, de 89.5 millones en Nigeria, de 41 millones en Reino Unido.

Entonces…

Los 501 encuestados en Alemania representan el 0.000945% del universo encuestable en ese país.
Los 500 encuestados en Arabia Saudita representan el 0.0026%.
Los 500 encuestados en Australia representan el 0.0033%.
Los 501 encuestados en Brasil representan el 0.000371%.
Los 500 encuestados en Canadá representan el 0.0021%.
Los 500 encuestados en China representan el 0.000051%.
Los 533 encuestados en Dinamarca representan el 0.015%.
Los 500 encuestados en India representan el 0.000062% .
Los 500 encuestados en Japón representan el 0.00063%.
Los 502 encuestados en México representan el 0.00064%.
Los 500 encuestados en Nigeria representan el 0.00056%.
Los 500 encuestados en Reino Unido representan el 0.00122% .

Podemos verlo de una manera más burda todavía… El total de individuos de entre 15 y 65 años en los doce países (recordemos que equiparamos esta franja a la de +18) asciende a 2.327.500.000. Entonces las 6.037 personas entrevistadas por Abt SRBI representan el 0.00026 por ciento de ese total.

En esta ínfima porción se basa la Alzheimer’s Association para advertir que casi seis de cada diez personas “en el mundo” definen al Alzheimer como un proceso típico de la vejez. Lo más triste es que parte de la prensa de los Estados Unidos -las renombradas Newsweek (aquí) y Time (aquí) por ejemplo- se prestaron a difundir los resultados de este sondeo vergonzoso.

La segunda revista ni siquiera especifica la cantidad de individuos entrevistados. De este lado del continente insistimos entonces con la pregunta: ¿hasta qué punto el fin justifica los medios?

———————————————————————————————
PD. Gracias, Dani, por la ayuda con los cálculos. 😉

———————————————————————————————
Posts relacionados
Alzheimer y visibilidad mediática. Por un (saludable) término medio
A treinta años del aporte de Ronald Reagan a la lucha anti-Alzheimer
Campañas más duras, ¿mayor concientización?
Matices de la concientización

2 pensamientos en “Estrategias para reclamar más inversión en campañas de concientización. ¿El fin justifica los medios?

  1. Hola, buenas noches. Recuerdo lo que estudie en la UBA: lo que la economía le critica a la psicología es la escasez de la muestra. También recuerdo un libro que estudié en la asignatura Dirección general con el profesor Jorge Elkin. El libro se titulaba “La doble moral de las organizaciones. Los sistemas perversos y la corrupción institucionalizada”. El libro del profesor Elkin hablaba de escuelas que no enseñan, hospitales que no curan, geriátricos que no cuidan, policías que no cuidan; es decir las organizaciones que no cumplen con los fines para los que fueron creadas. No cumplen con sus fines por ideología y por poder, nos cuenta el profesor. Muy interesante libro, espero que lo puedan conseguir por internet o en alguna librería cerca de la facultad de ciencias económicas de la UBA. Hace tantos años que termine la carrera y todavía sigue vigente…Un abrazo para todos. La verdad que los sigo con el corazón y cualquier familiar desesperado porque su mamá o su papá llegó a la última fase de la enfermedad de Alzheimer, que no tenga miedo de pedir consejo, ya que en este blog hay gente muy experimentada cuidando a sus padres durante años con esta enfermedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s