Un deseo para 2028, después del Oscar a Julianne Moore

En 2028, los familiares de enfermos de Alzheimer seguiremos recordando el discurso de Julianne Moore.

En 2028, los familiares de enfermos de Alzheimer seguiremos recordando el discurso que Julianne Moore pronunció cuando recibió el Oscar por ‘Still Alice’.

Desde la madrugada de ayer lunes, familiares de enfermos de Alzheimer y administradores de páginas, sitios, blogs que abordan la problemática del olvido patológico celebramos el aporte en términos de conscientización que representa el Oscar otorgado a Julianne Moore por su trabajo en Siempre Alice. En su discurso de agradecimiento, la actriz norteamericana dijo sentirse “contenta -en realidad emocionada- porque con suerte pudimos arrojar algo de luz sobre el Alzheimer”. Luego agregó: “Tanta gente afectada por esta enfermedad se siente aislada y marginada, y una de las cosas maravillosas del cine es que hace que no nos sintamos solos, sino contemplados. Y la gente con Alzheimer merece ser vista, así encontramos una cura”.

En líneas generales, tres tipos de sujeto apuestan a la importancia de la visibilización aludida por Moore: 1) los pacientes todavía lúcidos, que tienen miedo de convertirse en parias sociales; 2) los cuidadores, que también temen desaparecer de la escena social (suele desconocerse por igual al enfermo y a quien lo asiste); 3) la sociedad entera pues -como bien sugirió Julianne- resulta imprescindible ver, considerar, entender al enfermo para poder estudiarlo, tratarlo y, si fuera posible, para encontrar una cura.

Justo en un mes se cumplirán trece años desde que la Academia de Hollywood distinguiera otro largometraje que giraba en torno a una mujer enferma de Alzheimer. A diferencia de Still Alice, Iris relata una historia real, la de la escritora Iris Murdoch, a partir del libro que redactó su esposo, John Bayley. Curiosamente, el actor que interpretó al marido de la protagonista -Jim Broadbent- fue guien ganó el único Oscar acordado al film de Richard Eyre.

Las actrices que encarnaron a la escritora (Kate Winslet, la versión joven, y Judi Dench, la versión mayor y enferma) también habían sido nominadas, pero el jurado prefirió premiar a Halle Berry por Cambio de vida o Monster’s ball y a Jennifer Connelly por Una mente brillante. La primera película cuenta la historia de amor entre un guardiacárcel racista y una mujer negra, viuda de un convicto sometido a la pena de muerte (más rebuscado, imposible); la segunda recrea el derrape mental que sufrió el matemático John Nash mientras profundizaba sus investigaciones sobre criptografía.

Iris ganó sólo en una de las tres categorías donde compitió. Quizás habría corrido mejor suerte si el Alzheimer hubiera tenido tanta prensa entonces como ahora (dicho sea de paso, en aquella época a nadie se le hubiera ocurrido filmar la historia de una enferma de Alzheimer precoz como Alice).

Cuando pronunció su discurso ante el público de la ceremonia del 24 de marzo de 2002, Broadbent se refirió a la “experiencia maravillosa” que significó hacer esa película y dio las gracias de rigor. Le agradeció especialmente a Bayley “por habernos permitido representar con torpeza -y, estoy seguro, con desaciertos- su vida con Iris”.

A diferencia de Julianne, Jim no se refirió al Alzheimer ni a quienes lo padecen. Al margen de las verdaderas razones de este silencio, vale entenderlo como el reflejo de la escasa atención que la opinión pública le prestaba a la enfermedad del olvido a principios del siglo veintiuno.

Los trece años que separan a Iris de Siempre Alice invitan a imaginar que una nueva película sobre Alzheimer cosecha uno o más Oscar en la ceremonia de 2028 (sería la edición número 100). El largometraje en cuestión gana no tanto por sus cualidades cinematográficas sino por ser el primero en documentar el hallazgo de la droga capaz de curar ése y otros tipos de demencia.

Ojalá…

——————————————————————————————————
PD. Los argentinos interesados en ver Siempre Alice en nuestras salas de cine deberán esperar el estreno pautado para el jueves 12 de marzo, según informa la distribuidora Diamond Films en su sitio web.

——————————————————————————————————
Posts relacionados
 Still Alice, o el Alzheimer precoz en primera persona
 El Alzheimer precoz y la alfombra roja de Hollywood
 Día Mundial del Alzheimer. Por el diagnóstico temprano
 Día Mundial del Alzheimer. Contra la estigmatización
 Ocurrente aporte a la visibilidad cinematográfica de las demencias. Ojalá…
 El Alzheimer se cuela (apenas) entre los premios Oscar
Más allá del 21 de septiembre… Lucía Puenzo en Antioquia
El amor en tiempos de Alzheimer, y la última película de Michael Haneke
Vuelve Doris… ¿para ayudar a concientizar?
Más visibilidad cinematográfica; más concientización
Otro punto para Arrugas, y para la visibilidad cinematográfica del Alzheimer
El Alzheimer irrumpe en el cine de ciencia ficción
173 películas
El legado del cine
Sobre The Alzheimer’s project
El Alzheimer según HBO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s