Ecos del progreso, desde Washington

Este año, la AA realizó su conferencia internacional en Washington, del 18 al 23 de julio.

Este año, la AA realizó su conferencia internacional en Washington, del sábado 18 al jueves 23 de julio.

Desde el sábado pasado, la prensa anglosajona (sobre todo estadounidense) y sus repetidoras en castellano publicaron presuntas noticias-bomba inspiradas en gacetillas difundidas por el equipo de prensa de la conferencia internacional que la Alzheimer’s Association organizó en Washington (AAIC 2015 son las siglas en inglés), y que terminó ayer jueves. En este blog enumeramos y comentamos cuatro anuncios tan rimbombantes como -en realidad- poco novedosos.

1) Droga de Eli Lilly podría desacelerar el Alzheimer
USA Today y The Washington Times son algunos de los medios atentos al mensaje esperanzador del mencionado laboratorio. Al parecer, el anti-betaamiloide de nombre solanezumab estaría en condiciones de desalentar un 34% el avance del olvido patológico, atención, sólo en pacientes que transitan la fase temprana de la enfermedad.

A principios de año, en MaldeAlzheimer advertimos sobre algunas inconductas de Eli Lilly a la hora de promocionar sus medicamentos y de informar sobre los efectos colaterales de los mismos. En aquella oportunidad también contamos que los investigadores del laboratorio habían observado resultados inocuos cuando testearon el solanezumab en 2012 pero que luego, con el tiempo, cayeron en la cuenta de que la ausencia de beneficios era relativa: la droga no les había hecho mella a personas con un Alzheimer avanzado pero sí había mejorado la calidad de vida de personas con un Alzheimer incipiente.

2) La saliva podría contribuir al diagnóstico temprano del Alzheimer
Tomamos como referencia los títulos de UPI y de The Washington Post. La promesa proviene de Canadá y sugiere que los niveles de metabolitos en la saliva podrían convertirse en indicador de olvido patológico.

El anuncio evoca el recuerdo de anuncios similares sobre la capacidad igualmente predictiva de la sangre y de la piel. En general, estas coberturas dejan para el final la aclaración de algún investigador sin relación con el estudio promocionado: en realidad, lo que se difunde son pruebas preliminares hechas sobre un número reducido de voluntarios; por lo tanto los resultados distan de ser concluyentes.

3) El ejercicio físico ayudaría a proteger el cerebro de enfermedades neurodegenerativas
A título ilustrativo, citamos los artículos de The Washington Times y The Washington Post… La apuesta al ejercicio físico remite a la consigna “Demencia: ¿podemos reducir el riesgo?” que la Alzheimer’s Disease International eligió en 2014 para conmemorar el Mes Mundial del Alzheimer y el tradicional Día Internacional, 21 de septiembre.

En el post que escribimos en aquel entonces, nos referimos a los consejos que médicos, investigadores, voceros de asociaciones de familiares, periodistas repiten con frecuencia cuando instan a prevenir el Alzheimer: comer y dormir bien, evitar el sedentarismo, participar de actividades recreativas, reunirse con los seres queridos. Observamos que estas recomendaciones son válidas para mantenernos saludables en líneas generales, no sólo contra la enfermedad del olvido.

Nos costó -nos sigue costando- entender cuál es el aporte concreto de este hallazgo en términos de lucha (exitosa) contra la enfermedad que patentó Don Alois.

4) Las mujeres son más vulnerables 
El inglés The Telegraph y -otra vez- The Washington Post integran la lista de medios dispuestos a señalar una “nueva evidencia” a favor de datos estadísticos que la Alzheimer’s Association difunde hace rato.

A veces, esta ONG esgrime una retórica drástica, efectista, al servicio de verdades discutibles. Sucedió, por ejemplo, cuando en marzo del año pasado anunció que las mujeres mayores de sesenta años tienen más chances de enfermarse de Alzheimer que de cáncer de mama. Aquí advertimos sobre la (falsa) generalización que se desprende de esa afirmación.

“Sea parte del progreso en marcha” es una traducción válida para el lema en inglés de la Alzheimer’s Association International Conference 2015. La invitación a asomarnos a avances que están ocurriendo en este preciso momento explicaría la ausencia de novedades palpables para la opinión pública. Por favor, entiéndase: novedades o noticias desde un punto de vista estrictamente periodístico.

De ahí la sensación de déjà vu que provocan las coberturas de encuentros como éste reciente en Washington y ediciones anteriores en Copenhague y Boston. A favor de la difusion y la concientización, la prensa debería hacer algo más que reeditar títulos publicados una y otra vez: estos ecos sistemáticos le quitan consistencia -por lo tanto, fundamento- a la ilusión de progreso.

——————————————————————————————————
Posts relacionados
 Cuidado con Eli Lilly
 Alzheimer en sangre
 Alzheimer en la piel
 Mes/Día Mundial del Alzheimer. Nueva consigna ¿bomba?
 Alzheimer y visibilidad mediática. Por un (saludable) término medio
 A propósito de la conferencia internacional de la Alzheimer’s Association en Copenhague (2014)
 A propósito de la conferencia internacional de la Alzheimer’s Association en Boston (2013)

7 pensamientos en “Ecos del progreso, desde Washington

  1. Ay, estimados Jesús y Fanny… No es mi intención desesperanzar a nadie… 😳

    Imagino que por conferencias como ésta pasan expositores interesantes, incluso prometedores. El problema es que difícilmente lo sabremos si el periodismo a cargo de la cobertura correspondiente se limita a transcribir -o en el mejor de los casos a ampliar- gacetillas de prensa elaboradas por los voceros de organizadores, auspiciantes y participantes estelares de estos eventos.

    Mi intención es un poco la de siempre (yo también me repito): señalar la conveniencia de tomar con pinzas los anuncios rimbombantes de los medios.

    Les mando un abrazo grande. Buen fin de semana para ustedes. 🙂

  2. Gracias querida Maria: fue un comentario de bote pronto como dicen los futbolistas. Tiene razón, mejor que existan este tipo de publicaciones a la indiferencia de los medios ante el problema.
    Como siempre disfruto sus escritos.
    Un abrazo afectuoso.

  3. Muchas gracias, Jesús.

    Con el tiempo, algunos familiares de enfermos de Alzheimer les exigimos más a los medios… Hace algunos años nos conformábamos con que le acordaran (más) visibilidad a la enfermedad; ahora pedimos que las coberturas/artículos de calidad reemplacen la práctica de la réplica compulsiva.

    Otro abrazo, estimado amigo.

  4. HOLA!! A medida que estamos más involucrados con la enfermedad, exigimos cada vez
    más. Pero, es importante que se hable, se repita, ya que siempre hay alguien que lo
    lee por primera vez. Con las investigaciones soy muy cuidadosoa para no crear expectativas,
    por que los familiares demandan.” curas” para sus seres queridos. ¡GRACIAS! por t.us aportes
    que nos mantienen informados. Un abrazo. Ana

  5. Sin dudas, Ana, difundir es muy importante. Tan importante como difundir con responsabilidad.
    Muchas gracias por el comentario. 🙂
    ¡Abrazo rioplatense!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s