Lógica irrefutable

Aristoteles

Tengamos en cuenta las enseñanzas de Aristóteles antes de leer las noticias sobre Alzheimer.

Mirar mucha televisión alentaría el avance de la enfermedad; dormir de costado ayudaría a prevenirla. Éstos son dos ejemplos recientes de hipótesis científicas que los medios masivos insisten en difundir desde que descubrieron en el Alzheimer una buena carnada para pescar lectores y, mejor todavía, anunciantes con ganas de pautar publicidad.

Probablemente porque son burdos, estos titulares indignan más que aquéllos inspirados en gacetillas de prensa más sesudas, que los grandes laboratorios redactan -o mandan a redactar- para promocionar sus productos. Sin embargo, estamos ante dos variantes de un mismo fenómeno comunicacional que consiste en tomar una hipótesis con más o menos asidero, con más o menos chances de prosperar, y ascenderla automáticamente a la categoría de “hallazgo clave”.

Los especialistas realmente serios advierten una y otra vez que la ciencia todavía no puede explicar el Alzheimer. Entre ellos, algunos señalan la existencia de baches enormes en el camino hacia el conocimiento revelador, y otros se atreven a recomendar un cambio de rumbo en la investigación.

La mayoría de los familiares de Alzheimer somos legos en la materia o, dicho de otra manera, no somos profesionales de la salud. Pero la experiencia nos ha enseñado mucho. Por este aprendizaje entendemos que ni la alta exposición catódica ni la postura elegida para dormir ni el hábito de rezar pueden dar cuenta del ensañamiento de la enfermedad con nuestro padre, suegro, abuelo, esposo, tío, hermano.

Aún quienes no lidian con el Alzheimer deberían sospechar de estas noticias por simple sentido común. Por otra parte, el razonamiento lógico es irrefutable: las noticias-bomba recién llegarán cuando la ciencia encuentre la información fundamental que falta para terminar de comprender, no sólo el olvido patológico, sino otras demencias y enfermedades neurodegenerativas.

A modo de cierre, vale volver a transcribir parte del texto que Héctor Palma, doctor en Filosofía y autor del libro Infidelidad genética y hormigas corruptas, escribió años atrás para la agencia Paco Urondo.

“Los tiempos de elaboración, la necesidad de espectacularidad y de tener todo el tiempo noticias nuevas y la escasez de mecanismos de control académico, no tienen nunca, o casi nunca, un correlato con el funcionamiento de la ciencia.

Estos periodistas parecen necesitar revoluciones científicas semanales o, a lo sumo, quincenales (para beneplácito de quienes creen que hay orden y armonía en el mundo, en general esto coincide con la periodicidad del medio), pero el trabajo de los científicos suele ser mucho más monótono y menos espectacular. Por otro lado, la comunicación de la ciencia nunca será masiva y es absurdo esperarlo, como no sea para agrandar un negocio.

Asimismo, buena parte del periodismo científico responde a la necesidad de sectores de la comunidad científica necesitados de golpes de efecto mediático, sea por cuestiones meramente narcisistas, sea para conseguir y/o justificar la utilización de fondos públicos. Otra cuestión no menor resulta de la altísima permeabilidad de los medios masivos al lobby de muchas empresas.

Por ejemplo laboratorios medicinales que montan operaciones de prensa destinadas a la venta masiva de productos no necesarios, o a bajar los estándares de los protocolos de medicación; empresas de transgénicos, o que producen residuos contaminantes, etc. Este tipo de problemas se da en general, justamente, en aquellas cuestiones en las cuales los ciudadanos deberían hacer uso de su capacidad de decisión”.

——————————————————————————————————
Posts relacionados
 
(Más) reparos sobre el periodismo científico
 “El problema fundamental es que desconocemos la causa de la enfermedad”
 Entrevista a Raúl Arizaga, neurólogo especialista en Alzheimer
 El silencio de los médicos
 Solanezumab, otra estrella fugaz
Ecos del progreso, desde Washington 
Bexaroteno: ¿droga oncológica que cura el Alzheimer o nueva estrella mediática?
Antes el bexaroteno; ahora la rapamicina
Ensayos clínicos anti-Alzheimer. Tasa del fracaso en los Estados Unidos
Anteojeras amiloideas
La hipótesis amiloidea, en un ring de box… o artífice de una grieta
 ¡Santo Alzheimer mediático, Batman!
 Memoria sana; lectura crítica

8 pensamientos en “Lógica irrefutable

  1. Totalmente de acuerdo con vos Maria. Es la necesidad de tener todos los dias noticias nuevas.
    Los que hace ya tiempo nos hemos tenido que ir interiorizando en esta compleja enfermedad no le hacemos caso a artìculos como èste que a mi criterio resultan disparatados.

    Buen finde!

  2. Querida María: coincido totalmente con sus puntos de vista.
    La pseudociencia vende.
    Le mando un abrazo afectuoso.
    Jesús

  3. Estimados Diana y Jesús, muchas gracias por sus comentarios.

    Retomo un poco lo dicho en el post: nos es fácil reconocer títulos burdos como aquéllos en torno a la tele y a la postura para dormir, así como anuncios de la pseudociencia (recuerdo el del supuesto tratamiento con células madres). La cosa se nos complica un poco cuando leemos artículos donde figuran nombres de grandes laboratorios, nomenclaturas de drogas, estadísticas, cifras de inversión. A veces estas piezas son tan promocionales como las primeras, las disparatadas a simple vista.

    Por eso es importante insistir en la lectura crítica de lo que encontramos por ahí, incluso en medios de renombre. Lo importante es recordar la premisa primordial: la misma ciencia admite que le falta información para poder explicar cabalmente el Alzheimer.

    Les mando un abrazo a ambos. Gracias de nuevo.

  4. Yo por las dudas escucho radio .Por ahi no previene la enfermedad del olvido pero me salvo de enterarme de pavadas

  5. Los enfermos se niegan a tomar medicamentos, a comer, a cambiarse, etc. Esta enfermedad es un suicidio lento

  6. Gracias María ! particularmente a mi me sirve porque algunas personas en mi ciudad me identifican con la ALMA y por ahi se interesan te paran y te preguntan es verdad que.. por que lo leí o lo escuché en tal lado, la mayoría de las veces son disparates tan grandes que provocan risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s