La reflexión ética, una exigencia para todos

Emmanuel Hirsch y Fabrice Gzil, autores del artículo publicado el 21 de septiembre pasado.

Emmanuel Hirsch y Fabrice Gzil, autores del artículo publicado el 21 de septiembre pasado.

Son infrecuentes los artículos periodísticos que abordan el Alzheimer y demás demencias desde la perspectiva ética. A algunos autores esta cuestión les parece una obviedad (la suponen más o menos presente en toda apreciación sobre el respeto por el bienestar y los derechos del paciente) mientras a otros les resulta una preocupación secundarísima, casi insignificante en comparación con temas urgentes, por lo tanto prioritarios.

Entre los textos excepcionales figura éste que un profesor de ética médica de la Universidad de París-Sur y el responsable del Polo Estudios e Investigación de la Fundación Médéric Alzheimer publicaron en la edición francesa del Huffington Post semanas atrás, justo el Día Mundial del Azheimer. Es que, a contramano de la tendencia a subestimar este tipo de reflexión sobre las demencias, Emmanuel Hirsch y Fabrice Gzil sostienen que ésta “debería ser una exigencia para todos”.

Según ambos especialistas, abordar “correctamente” esta cuestión implica dejar de ver el Alzheimer como un fenómeno aislado. Al contrario, hay que ubicarlo “en el contexto general de envejecimiento, de las enfermedades crónicas, de la discapacidad y de la pérdida de autonomía funcional”.

Por otra parte, los autores recomiendan prestarles atención a otras enfermedades neurológicas evolutivas que presentan dilemas análogos. También sugieren aprovechar elaboraciones previas, realizadas en otros ámbitos, por ejemplo la psiquiatría y los cuidados paliativos.

'Alzheimer, una aproximación ética pluralista para movilizar' se titula el artículo. Clic en la imagen para acceder a la versión original.

‘Alzheimer, una aproximación ética pluralista para movilizar’ se titula el artículo. Los interesados en acceder a la versión original deben hacer clic en la imagen.

Hirsch y Gzil distinguen distintas aproximaciones… Para algunos -explican- los problemas éticos ligados al Alzheimer son muy específicos y remiten a las siguientes instancias, bien delimitadas: anuncio de diagnóstico, consentimiento en torno a los cuidados aplicados, participación en la investigación, libertad de movimiento, solicitud de contención, internación domiciliaria o institucional, muerte.

Para otros -prosiguen los especialistas- la reflexión ética debe abarcar mucho más. En concreto, debe extenderse más allá de la deontología terapéutica y del espacio de cuidado institucional con miras a adoptar una perspectiva social y una postura política.

“Para algunos, la ética es un proceso prescriptivo que debe ofrecer referencias, recordar valores y principios fundamentales, denunciar malas prácticas, promover recomendaciones o líneas de conducta. Para otros, se trata de un proceso reflexivo en torno a los valores que deberían regir la acción, y a los principios que comandan elecciones individuales y decisiones colectivas.

Algunos estiman que la reflexión ética es necesaria y útil, porque permite tomar distancia de las prácticas, analizar los modos de organización, discutir los principios y valores que sostienen nuestra moral común. Para otros se trata de algo fuera de lugar: en el mejor de los casos, queda reducida a expresiones generales de compasión; en el peor de los casos, ofrece una coartada para prácticas individuales o colectivas injustificables”.

A modo de conclusión, Hirsch y Gzil identifican “tres convicciones que inspiran un procedimiento ético en este contexto”. La primera: los enfermos deben ser los protagonistas de su historia y de su vida con la enfermedad; la terapia de acompañamiento debe girar en torno a una y otra.

La segunda: la opinión pública debe reconocer y sostener a quienes acompañan de cerca al enfermo (cuidadores familiares y profesionales, y médicos a cargo) pues estas personas visibilizan una exigencia de solidaridad sin la cual nuestra sociedad dejaría de ser realmente humana. La tercera: lo que llamamos ‘Alzheimer y enfermedades semejantes’ constituye, no sólo un desafío para la ciencia y la medicina, sino la convocatoria a una aproximación global y a una movilización de todos los actores de la comunidad.

—————————————————————————————————
Posts relacionados
 Entre la sobrevida y la dignidad
 El bienestar del paciente, una prioridad
 Después del diagnóstico
 El derecho a la muerte digna, y el ejercicio (más humano) de la medicina
 Cuidados paliativos, un derecho que prioriza la calidad de vida
 Los médicos también despersonalizan
 El silencio de los médicos

2 pensamientos en “La reflexión ética, una exigencia para todos

  1. Es una belleza todo lo que escribis, Maria, todo muy bien redactado. Te felicito y me gustaría que participe mas gente para intercambiar problemas y soluciones. Espero que se animen a escribir porque hay que sacarlo todo afuera porque es primavera, como dice la canción. Besos para todos

  2. Gracias por tus palabras, Agustina. Por si hiciera falta, aclaro que este texto es sobre todo la traducción de un artículo escrito por terceros. El mérito es entonces de esos autores.🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s