América, primer continente en aprobar un plan regional contra las demencias

Captura de la Estrategia y Plan Regional. Clic en la imagen para acceder a la versión original.

Captura de la Estrategia y Plan Regional de la OPS. Clic para acceder a la versión original.

La Organización Panamericana de la Salud anunció a principio de mes la aprobación de una estrategia regional 2015-2019 para mitigar el impacto que el aumento de las demencias en personas mayores tendrá en los próximos veinte años en nuestro continente. Según el comunicado que el 54° Consejo Directivo de la entidad publicó el 1° de octubre, entre las regiones que integran la Organización Mundial de la Salud, la nuestra es la primera en contar con un plan de esta envergadura.

Estrategia y plan de acción sobre demencias en las personas mayores se titula el documento de 31 páginas, presentado en la 67ª sesión del Comité regional de la OMS para las Américas. El texto arranca con las siguientes proyecciones para el período 2025-2030: la esperanza de vida será de 80,7 años para las mujeres y 74,9 años para los hombres en América Latina y el Caribe, y de 83,3 años para las mujeres y 79,3 años para los hombres en Estados Unidos y Canadá.

Tras reconocer la ausencia de “datos fidedignos sobre las demencias en sí”, los autores del documento citan cifras de la Organización Mundial de la Salud: entre 2000 y 2020 la discapacidad grave habrá avanzado un 47% en el mencionado grupo etario en América Latina y el Caribe, y un 20% en la misma franja de habitantes de países como Canadá y Estados Unidos.

Estas discapacidades -sostiene el texto- responden a tres causas fundamentales y a menudo concurrentes: estilos de vida no saludables, fragilidad asociada al propio envejecimiento, trastornos discapacitantes (entre ellos las enfermedades que provocan demencia).

“La necesidad de cuidados a largo plazo se ha incrementado de forma exponencial en la región”, observan los autores antes de advertir que la familia cubre gran parte de esta demanda y que, en ese ámbito, nueve de cada diez cuidadores son mujeres. Luego advierten que “el cambio de la estructura demográfica y otros determinantes” complicarán al máximo esta asistencia, y por lo tanto ejercerán una presión “cada vez mayor” sobre los sistemas de protección social, sobre todo el de salud.

En el documento también se sostiene que “la región no tiene una visión integral ni una respuesta adecuada” contra las demencias. La mayoría de nuestros países carece de recursos y de infraestructura suficiente para garantizar servicios de cuidados a largo plazo y de calidad, y para contener a los cuidadores. A lo sumo, algunos están empezando a reconocer y atender esa necesidad.

En este punto cabe señalar que el Anexo C del texto menciona tres veces a la Argentina. Primero, al Pami en una lista de centros colaboradores e instituciones nacionales. Luego al “Plan Nacional de Alzheimer, (que) obtuvo dictamen en la Comisión de Acción Social y Salud Pública de Diputados“. Por último, entre los países que realizaron “intervenciones para mejorar la calidad de vida de las personas mayores que padecen de Alzheimer y otras demencias”.

A través de la estrategia y el plan de acción para el período 2015-2019, el 54° Consejo Directivo de la OPS insta a los Estados miembros a:

– Incluir las demencias, la discapacidad y la dependencia en las personas mayores como asuntos prioritarios en las políticas nacionales de salud;

– Promover la ejecución de planes y programas que conduzcan a mejorar la educación y por lo tanto a reducir el estigma y los estereotipos sobre estas condiciones;

– Facilitar el acceso universal y equitativo a programas sociales y de salud para la reducción de los factores de riesgo, la prevención, la atención y los cuidados a personas mayores con estos trastornos o con riesgo de padecerlos, incluida la provisión de cuidados a corto, mediano y largo plazo, y de cuidados al final de la vida;

– Fortalecer la capacidad de los sistemas de salud y su red de servicios para fomentar la promoción de estilos de vida saludables e intervenciones preventivas basadas en datos probatorios para la reducción de factores de riesgo. Estos datos han demostrado impacto en la disminución de la incidencia de las demencias o en la demora de su inicio y complicaciones;

– Fortalecer la capacidad de los sistemas de salud y su red de servicios para  proveer diagnóstico oportuno e intervenciones basadas en datos probatorios a las personas con demencias o con riesgo de padecerlas que permitan mejorar o mantener su capacidad funcional, y prevenir o evitar la dependencia;

– Incrementar el acceso a recursos, programas y servicios con el fin de proveer cuidados a corto, mediano y largo plazo a las personas mayores dependientes, en particular con demencias. En especial el acceso a iniciativas de base comunitaria, integradas y progresivas, con participación intersectorial de la sociedad civil, la comunidad y las familias;

– Establecer o revisar los marcos legales y regulatorios y los mecanismos de ejecución con respecto a las obligaciones y los compromisos internacionales aplicables, que permitan a la autoridad nacional proteger los derechos humanos de las personas con demencias, especialmente de aquéllas que reciben cuidados a largo plazo comunitarios o institucionales, formales e informales;

– Apoyar la participación de la sociedad civil, las comunidades y las familias en la formulación, implementación y evaluación de políticas, planes y programas para promover y proteger la salud y el bienestar de las personas mayores con  demencias o con riesgo de padecerlas, así como de sus familias y personas cuidadoras;

– Generar procesos que mejoren la capacitación de los recursos humanos del sector de la salud y del sistema de protección social, así como de las personas cuidadoras formales e informales, sobre la atención y los cuidados de estas condiciones;

– Promover recursos, programas o servicios que permitan el apoyo a las familias y las personas cuidadoras, y que contribuyan a la protección social, económica y de sus derechos humanos, incluso mediante la atención a su salud y bienestar;

– Mejorar la recopilación, el análisis y la traducción de la información sobre demencias, discapacidad, dependencia y cuidados a largo plazo mediante la investigación o en el marco de los sistemas nacionales de información que favorezcan el diseño y la evaluación de intervenciones efectivas.

A través del mismo documento, el 54° Consejo Directivo solicita a la directora de la Organización Panamericana de la Salud que:

– fortalezca la cooperación de la OPS con los Estados miembros para promocionar y proteger la calidad de vida de las personas mayores con demencias y el disfrute del nivel más alto posible de independencia y bienestar;

– apoye a los Estados miembros, cuando así lo soliciten, en la elaboración, revisión y ejecución de políticas, planes y programas nacionales que integren indicadores sobre demencias, discapacidad, dependencia y cuidados a corto, mediano y largo plazo;

– genere cooperación técnica para fortalecer la investigación y los sistemas de información sobre la salud, a fin de producir, analizar y utilizar datos sobre demencias, discapacidad, dependencia y cuidados a largo plazo que cumplan criterios de calidad, oportunidad y confiabilidad, en particular mediante el seguimiento de los indicadores para evaluar los avances y el impacto de las  intervenciones;

– promueva la cooperación técnica en la capacitación de los recursos humanos del sector social y de la salud, así como de las personas cuidadoras formales e informales, sobre la atención y los cuidados de estas condiciones;

– fomente las alianzas con organizaciones internacionales y otros organismos regionales y subregionales en apoyo a la respuesta multisectorial que se necesita en el proceso de ejecución de este plan de acción;

– facilite la difusión de información e intercambio de experiencias y buenas prácticas, además de promover la cooperación técnica entre los Estados miembros;

– facilite la colaboración técnica con los comités, órganos y relatorías de las Naciones Unidas y organismos interamericanos;

– promueva alianzas con otros organismos internacionales y regionales, instituciones científico-técnicas y docentes, sociedad civil organizada, sector privado y otros para promover la protección y el respeto de las personas mayores con demencias.

—————————————————————————————————
Posts relacionados
 
Programa Nacional de Alzheimer. Entrevista a Patricio Pérez Leguizamón y Diego Castro
 
Presentaron en la Ciudad de Buenos Aires el Programa Nacional de Alzheimer
 
Del programa… ¿al plan?
Plan anti-Alzheimer en Argentina. Atención al Senado de la Nación
 Plan anti-Alzheimer en Argentina. Repaso de los proyectos de ley que esperan tratamiento en el Senado
 Entretelones económico-financieros del Alzheimer. Nuevo informe anual de la ADI
 ¿Pami escucha?
 La OMS discutió sobre demencia(s) con mentalidad empresaria

4 pensamientos en “América, primer continente en aprobar un plan regional contra las demencias

  1. Espero que este plan no sea puro bla bla, disfrazado de hermosas palabras, que nos hacen tener esperanzas de una atención de calidad para nuestros queridos enfermos. Tengo el certificado de discapacidad de mi mamá con diagnóstico de Alzheimer, y aún con el certificado la obra social PAMI le niega el pago del costo del geriátrico que después de mucho andar pude conseguir, es un lugar dónde la atienden con cuidado y cariño, pero claro, es privado y su costo es el valor de las dos jubilaciones mínimas de mis padres. En PAMI me dijeron que no van a cubrir ese costo, que la lleve al geriátrico que cubre el PAMI, que es un lugar lúgubre y deprorable con olor a pis, y otras cosas que me pude enterar. Todavía no sé, cómo sigue funcionando un lugar así. Es en la ciudad de Concordia Entre Ríos.

  2. Excelente noticia! El plan de acción y sus objetivos están muy buenos,pero habrá que tener paciencia hasta que todos tomen conciencia de la importancia del mismo y que con cada cambio de gobierno no haya un retroceso en el camino, sino que se adelante.
    Soy optimista , hay signos que me demuestran que se está prendiendo una luz que nos permite avanzar.
    Nosotros los familiares tenemos un rol importante en este plan de acción para hacer que se cumpla.y es hacer que se cumpla
    La organización desde las bases,desde nosotros, desde el pueblo, desde las instituciones,todos juntos ,tenemos el poder necesario como para controlar los actos y ver que los mismos se desarrollen, para que no quede todo en una letra muerta.
    Un abrazo a todos

  3. Perdón , el párrafo donde dice :
    “Nosotros los familiares tenemos un rol importante en este plan de acción para hacer que se cumpla.y es hacer que se cumpla” quise decir :
    “Nosotros los familiares tenemos un rol importante en este plan de acción para hacer que se cumpla y es haciendo presión,brindando información y muy especialmente no negando la enfermedad”

  4. Estoy muy de acuerdo, Inés. Estas estrategias están condenadas al fracaso si no cuentan con la voluntad política de la dirigencia y con el compromiso activo de las instituciones de base y de la ciudadanía.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s