La regla de oro

Paciencia antes que razón.

Paciencia antes que razón.

“La experiencia de ensayo-error como cuidadora de una persona con Alzheimer me enseñó que conviene tener paciencia antes que razón. La regla de oro y las palabras mágicas ‘Está bien, mamá‘ preservaron mi salud mental desde que asisto al avance de la enfermedad de mi madre Peg”.

Así comienza el texto de Deborah Swiss que The Huffington Post publicó ayer en uno de sus blogs, y en el marco de la crónica por entregas que esta escritora norteamericana lleva adelante hace años, a partir de anécdotas personales. En esta ocasión, la autora cuenta dos episodios que revelan la incapacidad de Peg a la hora de entender (y retener) la muerte de su esposo.

De esta manera, Swiss muestra cuán infranqueable es la barrera que el Alzheimer le baja al entendimiento, y cuán infructuosos son los esfuerzos por saltar esa valla. El afán por explicar, señalar, demostrar es -además de estéril- desgastante y, la mayoría de las veces, contraproducente.

Esto es algo que los familiares de enfermos aprendemos tarde o temprano. Aún así, vale citar a Deborah para que la regla de oro prenda cuanto antes en las personas que recién ahora empiezan a cuidar a un padre, tío, abuelo, esposo, hermano con Alzheimer.

—————————————————————————————————
Posts relacionados
Consejos para evitar que el Alzheimer también afecte al entorno del enfermo
 En honor a la lucha diaria
 El miedo de los hijos
 El enojo de los sanos
 Identikit del cuidador
 El amor en tiempos de Alzheimer
 Las respuestas de una hija
 En el nombre del hijo

5 pensamientos en “La regla de oro

  1. Bellas y sabias palabras que los cuidadores aprendemos tener presente en todo momento.en nuestra relación con nuestro “cuidado”. (para conservar nuestra salud mental.) Gracias María por recordarnoslas.

  2. Tal cual, en los primeros momentos de la enfermedad se hace difícil actuar de esa forma pero en pos de nuestra salud mental es el mejor consejo.
    Aunque ya hace casi 7 años del diagnòstico de esta enfermedad en mamá sigo necesitando consejos.🙂

  3. Querida Diana, lo que voy a escribir tal vez te suene a verdad de Perogrullo pero la escribiré igual: los familiares de enfermos de Alzheimer debemos presevarnos para ser más fuertes que la enfermedad y la locura que trae aparejada. Por eso, y porque el enfermo depende de nosotros, es importante cuidar nuestra salud física y mental.
    No soy muy amiga de los consejos (será porque mi papá solía bromear con la frase “No me den consejos; sé equivocarme solo”) pero el párrafo de Swiss me pareció muy claro. Ojalá ilumine a unos cuantos de lectores de este blog.
    Te mando un abrazo.

  4. Sí esto sucede es porque hay un fracaso en la medicación. Si el enfermo sigue mal quiere decir que no existe en la actualidad ningún remedio que calme los síntomas y detenga un poco el avance de la enfermedad. Esto es el fracaso de la memantina y el donepezilo. Esto es el fracaso de los laboratorios que no diseñan drogas para personas con dificultades para tragar o personas que se niegan a ingerir medicamentos. Todo esto provoca un daño terrible en el cuidador.
    Entonces el único remedio que nos queda es el cariño y la paciencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s