Alzheimer en la lengua

George Bush y Ronald Reagan, objetos de estudio de la Universidad de Arizona.

George Bush y Ronald Reagan, objetos de estudio de la Universidad de Arizona.

Los primeros síntomas de Alzheimer incipiente en el habla… Éste es el foco de interés para los investigadores de la Universidad de Arizona que a fines de marzo publicaron sus observaciones en el Journal of Alzheimer’s Disease (o Diario de la Enfermedad de Alzheimer en castellano). Difícilmente los legos en la materia nos habríamos enterado de la existencia de este trabajo si Visar Berisha, Shuai Wang, Amy LaCross y Julie Liss hubieran analizado los discursos de personas desconocidas, y no aquéllos de Ronald Reagan y George Bush padre mientras ejercieron la Presidencia de los Estados Unidos.

Sólo parte de la prensa norteamericana se hizo eco del artículo cuya síntesis se encuentra disponible en el sitio web del JAD. Los medios en cuestión aclararon que el principal motor del estudio fue, antes que la figura de Reagan, la oportunidad de probar nuevas tecnologías de análisis del discurso (de hecho para esta ocasión se utilizó un algoritmo específico).

En otras palabras, los científicos no eligieron a este paciente por su rol histórico sino porque fue un enfermo con diagnóstico firme y con un suculento historial de discursos transcriptos. Por otra parte, se lo comparó con Bush Sr. sólo porque ambos tenían casi la misma edad cuando iniciaron sus respectivos mandatos y porque gobernaron el país durante un lapso de tiempo similar.

A Reagan le diagnosticaron Alzheimer en 1994, y sin embargo Berisha y equipo encontraron cambios sutiles en los patrones del habla mientras ejerció la Presidencia de la Nación entre 1981 y 1989. Estas alteraciones -repetición de vocablos, disminución del uso de palabras únicas, sustitución de sustantivos precisos por sustantivos generales (“cosa” por ejemplo)- podrían ser manifestaciones tempranas de la enfermedad. La hipótesis parece encontrar sustento en la comparación con los discursos de Bush padre, que no presentaron variaciones de ese tipo.

Sigue leyendo

La OMS discutió sobre demencia(s) con mentalidad empresaria

La conferencia de la Organización Mundial de la Salud tuvo lugar en Ginebra el lunes y martes pasados.

La conferencia de la Organización Mundial de la Salud tuvo lugar en Suiza el lunes y martes pasados.

El panorama debe estar complicado si la mismísima Organización Mundial de la Salud convocó a una Conferencia Ministerial sobre la Acción Mundial contra la Demencia (la primera, subrayarán quienes consideren algo tardía esta iniciativa). Sin dudas, la iniciativa contribuye a legitimar y a difundir la definición del Alzheimer y demás enfermedades neurodegenerativas como un problema que trasciende fronteras. La pregunta es qué más aporta (y revela).

Según esta gacetilla de prensa de la propia OMS, el evento que tuvo lugar el 16 y 17 de marzo en Ginebra contó con el respaldo del Departamento de Salud de Gran Bretaña y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD por sus siglas en inglés). Participaron representantes de ochenta países.

“Necesitamos ver más dinero invertido en las investigaciones que están buscando la cura, pero también mejorar la calidad de vida de la gente que vive con demencia y la contención destinada a sus cuidadores” dijo la directora general de la OMS en el discurso de cierre del encuentro. Margaret Chan parece haberse limitado a reformular las consignas que los voceros de la Alzheimer’s Disease International lanzan cada 21 de septiembre.

Dos de los principales anuncios emanados de esta conferencia también suenan a déjà-vu. El primero precisa un nuevo monto de dinero, esta vez más de cien millones de dólares aportados por el Estado británco y destinados al Dementia Discovery Fund (Fondo de Descubrimiento de Demencia) de Inglaterra. El otro informa sobre la intención de los “laboratorios más grandes” de colaborar con la ONG Alzheimer’s Research UK y con el gobierno Alzheimer friendly del Primer Ministro David Cameron.

Sigue leyendo

Cuidado con Eli Lilly

Sede central de Lilly, ubicada en Indiana.

Sede central de Lilly, ubicada en Indiana.

El domingo pasado, Página/12 publicó este informe sobre la demanda judicial que una mujer inició contra el Hospital Alemán y dos psiquiatras por los efectos colaterales irreversibles que le provocaron tras tratarla con un psicofármaco en experimentación utilizado para casos de esquizofrenia, si bien la paciente presentaba síntomas de depresión y ataques de pánico. Las acciones legales también apuntan contra Eli Lilly, laboratorio de origen norteamericano que fabrica el llamado Zyprexa y que, según cuenta el mismo diario, tiempo atrás pagó dos multas millonarias en los Estados Unidos: en 2006 por haber ocultado información importante sobre los efectos colaterales del medicamento y en 2009 por haberlo promocionado para el tratamiento de otras afecciones además de la esquizofrenia, cuando la Food and Drug Administration (el equivalente estadounidense a nuestra ANMAT) había autorizado el uso de ese remedio sólo contra esa enfermedad mental.

El testimonio de la demandante María Beatriz Carbonne recuerda cuánto cuesta encontrar profesionales serios de la salud mental en nuestro país o, dicho de otro modo, cuán a menudo los familiares de enfermos de Alzheimer nos topamos con psiquiatras proclives al diagnóstico apresurado -por lo tanto, apenas fundamentado- y a la improvisación de tratamientos farmacológicos con altas chances de resultar contraproducentes.

Sigue leyendo

Francia renueva (y amplía) su plan anti-Alzheimer

El gobierno francés presentó el 18 de noviembre su nuevo Plan Enfermedades Neuro Degenerativas.

Portada del nuevo plan francés, que amplía la lucha anti-Alzheimer al mal de Parkinson y a la esclerosis múltiple.

‘Plan Enfermedades Neuro-Degenerativas 2014-2019′ es el nombre completo -y PMND, la sigla en idioma original- del plan que el gobierno de François Hollande presentó en Francia el 18 de noviembre y que sustituye al Plan Alzheimer 2008-2012, concebido por la administración Sarkozy y extendido dos años hasta la implementación de éste, su reemplazo. Además de informar sobre las características de la iniciativa (cuya transcripción en PDF figura aquí), la prensa gala se hizo eco del descontento de las asociaciones de familiares de enfermos, en especial de aquéllas más representativas: France Alzheimer y France Parkinson.

Según esta presentación oficial del plan, la versión 2014-2019 reconoce el desafío que las enfermedades neurodegenerativas (entre ellas, el Alzheimer) les plantean al sistema de salud y a la política de investigación de Francia. De hecho, en ese país, 850 mil personas padecen la enfermedad del olvido, 150 mil tienen mal de Parkinson y 85 mil, esclerosis múltiple.

Los procesos neurodegenerativos -recuerda la página web- son “afecciones en general invalidantes y la mayoría carece de un tratamiento curativo aún cuando existan tratamientos capaces de combatir síntomas y de mejorar la calidad de vida del paciente”. Más abarcativo, el flamante plan busca incrementar la sinergía en torno a la (mayor) protección neuronal que demandan las tres enfermedades contempladas.

Sigue leyendo