Alzheimer precoz en Antioquia. Entretelones de un estudio científico millonario

– ¿Qué pasa si no consiguen las 300 personas en diciembre de este año?
– Yo no sé qué va a pasar. Si no logramos vincular las 300, es posible que el patrocinador diga: “paramos el estudio, no voy a perder más dinero”. O puede que diga: “si hay 200 personas, vale la pena continuar”.

Francisco Lopera Restrepo. Detalle de foto publicada en la revista Cromos.

Francisco Lopera Restrepo. Detalle de foto publicada en la revista Cromos.

La respuesta de Francisco Lopera Restrepo a la revista Cromos nos aclara los tantos a quienes creímos ser víctimas de otro déja vu mediático cuando días atrás leímos “300 personas en Antioquia probarán el medicamento para prevenir el Alzheimer”. A simple vista, la noticia alojada en Minuto 30 sonó a reedición de anuncios similares publicados a mediados de 2012 (éste y éste por ejemplo). Gracias a la entrevista de Jairo Dueñas al coordinador del Grupo de Neurociencias de la Universidad de Antioquia, ahora comprendemos la intención promocional de aquel título del 20 de mayo, así como de este completo informe que The Wall Street Journal publicó casi un mes antes.

La lectura del extenso reportaje realizado en marzo pasado es altamente recomendable por varios motivos. Hoy, este blog elige concentrarse en las declaraciones sobre el estudio millonario destinado a evaluar la eficacia de una droga concebida, no para curar el mal de Alzheimer, sino para impedir su aparición.

Sigue leyendo

Anteojeras amiloideas

La investigación sobre Alzheimer tendrá más chance de avanzar cuando los científicos decidan quitarse las anteojeras amiloides.

La investigación sobre Alzheimer tendrá más chance de avanzar cuando los científicos decidan quitarse las anteojeras amiloides.

El National Advisory Council on Aging de los Estados Unidos (Consejo Nacional de Asesoramiento sobre Tercera Edad que responde al Departamento de Salud de ese país) tratará entre el martes y miércoles próximos las recomendaciones que los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health en inglés) presentaron a principio de mayo con la intención de ajustar el rumbo de la investigación científica en torno al Alzheimer. Las sugerencias fueron elaboradas en el transcurso de una cumbre que tuvo lugar el 9 y 10 de febrero pasado en Bethesda, Maryland, y cuyo título incluyó el adelanto “Pistas hacia el tratamiento y la prevención“.

Impresiona un poco que a esta altura del partido una entidad como los NIH (siglas acordes al idioma original) se refiera a la necesidad de precisar el rumbo y utilice el sustantivo pistas. Otra vez, los familiares de personas con Alzheimer sentimos que la academia, los laboratorios, los Estados siguen sin comprender el olvido patológico de manera cabal y por lo tanto sin saber combatirlo, detenerlo, eventualmente revertirlo o curarlo.

Las recomendaciones se dividen en seis “sesiones”, cuyos títulos traducidos figuran a continuación: 1) Investigación interdisciplinaria para entender la etiología heterogénea y multifactorial de la enfermedad; 2) Transformando el desarrollo de terapias anti-Alzheimer: desde las metas hasta los ensayos; 3) Nuevas estrategias de prevención; 4) Mejorando el monitoreo, la evaluación y el cuidado del enfermo; 5) Empoderando pacientes y comprometiendo ciudadanos; 6) Alentando la conformación de sociedades a favor de una innovación abierta.

Sigue leyendo

Alzheimer en la lengua

George Bush y Ronald Reagan, objetos de estudio de la Universidad de Arizona.

George Bush y Ronald Reagan, objetos de estudio de la Universidad de Arizona.

Los primeros síntomas de Alzheimer incipiente en el habla… Éste es el foco de interés para los investigadores de la Universidad de Arizona que a fines de marzo publicaron sus observaciones en el Journal of Alzheimer’s Disease (o Diario de la Enfermedad de Alzheimer en castellano). Difícilmente los legos en la materia nos habríamos enterado de la existencia de este trabajo si Visar Berisha, Shuai Wang, Amy LaCross y Julie Liss hubieran analizado los discursos de personas desconocidas, y no aquéllos de Ronald Reagan y George Bush padre mientras ejercieron la Presidencia de los Estados Unidos.

Sólo parte de la prensa norteamericana se hizo eco del artículo cuya síntesis se encuentra disponible en el sitio web del JAD. Los medios en cuestión aclararon que el principal motor del estudio fue, antes que la figura de Reagan, la oportunidad de probar nuevas tecnologías de análisis del discurso (de hecho para esta ocasión se utilizó un algoritmo específico).

En otras palabras, los científicos no eligieron a este paciente por su rol histórico sino porque fue un enfermo con diagnóstico firme y con un suculento historial de discursos transcriptos. Por otra parte, se lo comparó con Bush Sr. sólo porque ambos tenían casi la misma edad cuando iniciaron sus respectivos mandatos y porque gobernaron el país durante un lapso de tiempo similar.

A Reagan le diagnosticaron Alzheimer en 1994, y sin embargo Berisha y equipo encontraron cambios sutiles en los patrones del habla mientras ejerció la Presidencia de la Nación entre 1981 y 1989. Estas alteraciones -repetición de vocablos, disminución del uso de palabras únicas, sustitución de sustantivos precisos por sustantivos generales (“cosa” por ejemplo)- podrían ser manifestaciones tempranas de la enfermedad. La hipótesis parece encontrar sustento en la comparación con los discursos de Bush padre, que no presentaron variaciones de ese tipo.

Sigue leyendo

La OMS discutió sobre demencia(s) con mentalidad empresaria

La conferencia de la Organización Mundial de la Salud tuvo lugar en Ginebra el lunes y martes pasados.

La conferencia de la Organización Mundial de la Salud tuvo lugar en Suiza el lunes y martes pasados.

El panorama debe estar complicado si la mismísima Organización Mundial de la Salud convocó a una Conferencia Ministerial sobre la Acción Mundial contra la Demencia (la primera, subrayarán quienes consideren algo tardía esta iniciativa). Sin dudas, la iniciativa contribuye a legitimar y a difundir la definición del Alzheimer y demás enfermedades neurodegenerativas como un problema que trasciende fronteras. La pregunta es qué más aporta (y revela).

Según esta gacetilla de prensa de la propia OMS, el evento que tuvo lugar el 16 y 17 de marzo en Ginebra contó con el respaldo del Departamento de Salud de Gran Bretaña y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD por sus siglas en inglés). Participaron representantes de ochenta países.

“Necesitamos ver más dinero invertido en las investigaciones que están buscando la cura, pero también mejorar la calidad de vida de la gente que vive con demencia y la contención destinada a sus cuidadores” dijo la directora general de la OMS en el discurso de cierre del encuentro. Margaret Chan parece haberse limitado a reformular las consignas que los voceros de la Alzheimer’s Disease International lanzan cada 21 de septiembre.

Dos de los principales anuncios emanados de esta conferencia también suenan a déjà-vu. El primero precisa un nuevo monto de dinero, esta vez más de cien millones de dólares aportados por el Estado británco y destinados al Dementia Discovery Fund (Fondo de Descubrimiento de Demencia) de Inglaterra. El otro informa sobre la intención de los “laboratorios más grandes” de colaborar con la ONG Alzheimer’s Research UK y con el gobierno Alzheimer friendly del Primer Ministro David Cameron.

Sigue leyendo