Neurólogo argentino desembarca en el Consejo Mundial de Demencia

Ricardo Allegri también es presidente del Comité Científico de la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer en la Argentina (ALMA).

Ricardo Allegri también preside el Comité Científico de la Asociación de Lucha contra el Mal de Alzheimer en la Argentina (ALMA).

Desde el jueves pasado un médico argentino integra el Consejo Mundial de Demencia con sede en Londres. El representante de nuestro país es Ricardo Allegri, jefe de Neurología Cognitiva del FLENI, investigador principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET), vocal del Consejo de Investigación del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fundador y director del Instituto Allegri. El nombramiento fue confirmado en esta gacetilla de prensa que el World Dementia Council publicó online ayer viernes.

“El Consejo Mundial de Demencia se globaliza” es el título del flamante comunicado que anuncia la “total independencia” de la entidad fundada en diciembre de 2013, al calor de la G8 Dementia Summit, o Cumbre del G8 sobre Demencia. Esta nueva proclama independentista deriva de la decisión de expandir el CMD, es decir, de ampliar -léase internacionalizar– el rango de especialistas líderes que lo integran.

Los autores de la gacetilla se refieren a un Consejo “re-formado”, que estrena presidente. De hecho, en la primera reunión anual que tuvo lugar el mismo jueves 25 de febrero, el empresario Dennis Gillings le entregó el mando al director científico de los Institutos Canadienses de Investigación en Salud, Yves Joanette. Por otra parte fue nombrado vicepresidente Raj Long, asesor senior de la Fundación Bill & Melinda Gates.

Sigue leyendo

El avance del Alzheimer según una anécdota monárquica

En poco más de sesenta años, se quintuplicó la cantidad de británicos centenarios que reciben el saludo de la Reina Isabel.

En poco más de sesenta años, se quintuplicó la cantidad de súbditos centenarios que reciben los buenos deseos de la Reina Isabel. ¿Cuántos comprenderán el saludo?

A principios de enero, The Independent se preguntó si 2016 será un año bisagra “en la búsqueda de un tratamiento efectivo” contra la demencia. A través de este artículo de Jeremy Laurance, el diario británico reconoció un presente adverso, signado por proyecciones que auguran un aumento preocupante de la cantidad de enfermos (“de los 44 millones calculados hoy se pasará a 76 millones en 2030 y a 135 millones en 2050”) y por el avance lento de la investigación científica.

Tras recordar la existencia de informes sobre tasas de éxito/fracaso bastante desalentadoras, el periódico invita a depositar esperanzas en tres promesas farmacológicas: los ensayos de Eli Lilly con la droga solanezumab, los ensayos de Biogen con aducanumab y los ensayos destinados a encontrar, ya no una droga única, sino un cóctel inspirado en aquéllos diseñados contra el sida y algunos tipos de cáncer.

The Independent también apuesta a un cuarto horizonte que asoma más allá de los cielos farmacológicos, y que emerge de los resultados positivos derivados de un estudio realizado en 2009 en Finlandia.  Se trata de la estrategia clínica (y comunicacional) que consiste en combatir los factores de riesgo: mala alimentación, escaso sueño/descanso, sedentarismo, limitada vida social/recreativa.

El texto de Laurance arranca con una anécdota tan simpática como reveladora: a principios de 2016 Isabel II envió tarjetas de felicitaciones a unos quince mil súbditos que cumplieron cien años en 2015. Cuando empezó a reinar en 1952, fueron menos de tres mil los destinatarios del mismo mensaje celebratorio.

Sigue leyendo

Por un cóctel personalizado

La difusión periodística del paper sugiere que el cóctel de terapias personalizado es farmacológico.

La difusión periodística del paper israelo-norteamericano sugiere que el cóctel de terapias anti-Alzheimer es farmacológico.

Resultan muy interesantes las observaciones vertidas en el paper que la Organización Europa de Biología Molecular publicó el 5 de octubre pasado en su revista institucional. Los autores del documento (investigadores israelíes y norteamericanos) sostienen que el Alzheimer no es una enfermedad, sino un conjunto de enfermedades que la medicina debería tratar con un cóctel de terapias. Si fuera posible, la fórmula de esta combinación terapéutica debería variar en función de cada paciente o, en otras palabras, en función de la manera en que ese conjunto de enfermedades ataca a cada paciente.

Estos científicos partieron de la premisa de que las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, el Parkinson, las enfermedades priónicas -el Mal de la Vaca Loca es la más famosa- comparten dos características fundamentales. La primera: emergen tras el plegamiento y agregación de proteínas aberrantes. La segunda: aparecen tarde en la vida de las personas.

A su vez, esta aparición tardía se da de dos maneras: la denominada esporádica (sin detección de antecedentes familiares) emerge a partir del séptimo decenio de vida; la segunda sí presenta antecedentes familiares y se manifiesta diez o veinte años antes.

En este artículo que redactó para Silicon Wadi, Sivan Cohen-Wiesenfeld cuenta que el estudio israelo-estadounidense se inscribe dentro de la preocupación científica por entender porqué enfermedades tan distintas coinciden en manifestarse tarde. Una hipótesis sugiere que el envejecimiento reduce la eficacia de los mecanismos biológicos destinados a protegernos de la acumulación de proteínas tóxicas.

Sigue leyendo

“A veces irrumpen los delirios”

“¿Por qué decirle a alguien que padecerá una enfermedad incurable en x cantidad de años? No le encuentro sentido mientras esa enfermedad no tenga tratamiento”.

Glion, le 27 octobre 2015. Professeur Julien Bogousslavsky, médecin chef de la neurorééducation à la clinique privée de Valmont. En interview, le docteur Bogousslavsky s'apprête à donner une conférence sur les nouveautés autour de la maladie d'Alzheimer. Chantal Dervey

Julien Bogousslavsky es jefe de neuro-reeducación en una clínica privada de Valmont, Suiza. Tribune de Genève publicó la entrevista de Stéphanie Arboit días antes de que el especialista participara de una conferencia sobre las novedades en torno al Alzheimer.

A través de éstas y otras declaraciones que hizo cuando dialogó con una periodista del diario Tribune de Genève, el neurólogo suizo Julien Bogousslavsky señaló sus diferencias con cierto discurso médico generalizado sobre Alzheimer. Además de cuestionar la supuesta conveniencia de la detección temprana, el especialista expresó sus reparos sobre distintas hipótesis que los medios masivos difunden con más o menos asidero. A continuación, la traducción de los pasajes centrales de la entrevista periodística.

Tribune de Genève: ¿Qué hay de nuevo sobre el Alzheimer?

Julien Bogousslavsky: Primero, una excelente noticia: la enfermedad no progresa. Según estadísticas recientes, se habría estabilizado e incluso habría disminuido en algunos países. Esto se debe a un doble fenómeno. Por un lado, el aumento registrado hasta hace poco se debió a un mejor reconocimiento de la enfermedad y no necesariamente a un incremento real de casos. Ahora los diagnósticos son fiables en un 95 por ciento, cosa que suprime esa ilusión de crecimiento.
Por otro lado, incide el mayor esfuerzo por demorar la llegada a la instancia de demencia. A pesar del envejecimiento de la población, el Alzheimer no es inevitable: hace poco una mujer holandesa de 115 años murió sin ninguna lesión cerebral de ese tipo.

Sigue leyendo