La OMS discutió sobre demencia(s) con mentalidad empresaria

La conferencia de la Organización Mundial de la Salud tuvo lugar en Ginebra el lunes y martes pasados.

La conferencia de la Organización Mundial de la Salud tuvo lugar en Suiza el lunes y martes pasados.

El panorama debe estar complicado si la mismísima Organización Mundial de la Salud convocó a una Conferencia Ministerial sobre la Acción Mundial contra la Demencia (la primera, subrayarán quienes consideren algo tardía esta iniciativa). Sin dudas, la iniciativa contribuye a legitimar y a difundir la definición del Alzheimer y demás enfermedades neurodegenerativas como un problema que trasciende fronteras. La pregunta es qué más aporta (y revela).

Según esta gacetilla de prensa de la propia OMS, el evento que tuvo lugar el 16 y 17 de marzo en Ginebra contó con el respaldo del Departamento de Salud de Gran Bretaña y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD por sus siglas en inglés). Participaron representantes de ochenta países.

“Necesitamos ver más dinero invertido en las investigaciones que están buscando la cura, pero también mejorar la calidad de vida de la gente que vive con demencia y la contención destinada a sus cuidadores” dijo la directora general de la OMS en el discurso de cierre del encuentro. Margaret Chan parece haberse limitado a reformular las consignas que los voceros de la Alzheimer’s Disease International lanzan cada 21 de septiembre.

Dos de los principales anuncios emanados de esta conferencia también suenan a déjà-vu. El primero precisa un nuevo monto de dinero, esta vez más de cien millones de dólares aportados por el Estado británco y destinados al Dementia Discovery Fund (Fondo de Descubrimiento de Demencia) de Inglaterra. El otro informa sobre la intención de los “laboratorios más grandes” de colaborar con la ONG Alzheimer’s Research UK y con el gobierno Alzheimer friendly del Primer Ministro David Cameron.

Quizás el dato más interesante de la gacetilla mencionada sea la cifra actualizada de países que cuentan con un Plan Nacional de lucha anti-Alzheimer: “al menos 19” leemos, y la llamada correspondiente nos invita a repasarlos: Australia, Bélgica, Costa Rica, Cuba, Dinamarca, Finlandia, Francia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Holanda, Noruega, República de Corea, Suiza, Gran Bretaña y los Estados Unidos.

El programa de la Conferencia Ministerial indica que el titular del Consejo Mundial de Demencia, Dennis Gillings fue uno de los panelistas que expusieron en el acto de apertura del evento. Pocos días antes del evento auspiciado por la Organización Mundial de la Salud, el CMD publicó su primer reporte anual, que incluye un prólogo de su embajador.

“Tenemos que seguir aprovechando el impulso que el liderazgo del Gobierno del Reino Unido le dio a la lucha contra el Alzheimer” escribió Gillings. La declaración confirma el interés de ese país anglosajón en tomar la delantera en la investigación contra el olvido patológico y demás demencias, algunos sospechamos que con intención sobre todo lucrativa.

Cameron, Gillings y Long hacen lobby en nombre de la lucha contra el Alzheimer pero, sobre todo, a favor de los intereses comerciales de los laboratorios privados.

Cameron, Gillings y Long hacen lobby en nombre de la lucha contra el Alzheimer pero, sobre todo, a favor de los intereses comerciales de los laboratorios privados.

En la Conferencia Ministerial de la OMS también expuso Raj Long, en nombre de la Fundación de Bill y Melinda Gates (no es broma). Esta “experta independiente” -así se presenta- aprovechó el evento para difundir la síntesis de sus recomendaciones destinadas a convencer a los Estados de que flexibilicen su legislaciones para que los laboratorios  trabajen menos condicionados -y por lo tanto más rápido- en la búsqueda de una solución farmacológica contra el Alzheimer y otras demencias.

La hipótesis de que los marcos jurídicos nacionales dificultan el trabajo científico aspira a hacer realidad el sueño de los grandes laboratorios: probar drogas en seres humanos sin pensar demasiado -o nada- en los daños colaterales. En este sentido, Long no hizo más que darle la razón a Gillings que, desde que asumió como embajador del Consejo Mundial de Demencia, insta -siempre en defensa de la capacidad de innovación científica- a encontrar la manera de distender las leyes que regulan (limitan) la actividad de la industria farmacéutica.

En este punto cabe recordar que Don Dennis es presidente de Quintiles*, una de las quinientas compañías más exitosas según la revista Fortune. En este punto cabe recordar que, curiosamente, éste es el mayor proveedor mundial de servicios de desarrollo biofarmacéutico, cuya red de más de 32 mil empleados realizan negocios en alrededor de cien países.

——————————————————————————————————
* Gillings anunció a mediados de febrero que dejará de presidir Quintiles a fines de 2015… Dejará de presidirla pero seguirá formando parte del Directorio de la empresa que fundó en 1982.

——————————————————————————————————
Posts relacionados
 Inglaterra, un país Alzheimer friendly
 
El Alzheimer también preocupa al G8
 Cumbre sobre Demencia del G8. Inquietudes más allá de la dimensión simbólica
 
La independencia según el Consejo Mundial de Demencia
 Mes y Día Mundial del Alzheimer, con el foco puesto en el cuidado
 Cuidado con Eli Lilly
 Las políticas públicas anti-Alzheimer tienen mapa propio (en Europa)
 Antes un mal; ahora una enfermedad. ¿Por una mayor rentabilidad?
 Estados Unidos desembolsa 45 millones de dólares para combatir el Alzheimer. ¿Podrá?

4 pensamientos en “La OMS discutió sobre demencia(s) con mentalidad empresaria

  1. Mientras los países piensen en primer lugar en los beneficios económicos en detrimento de la dignidad de la persona humano,no creo que se pueda avanzar mucho en la lucha contra el alzheimer.
    Los familiares tenemos que unirnos y hacer una fuerte movilización en todos los países para que se revierta el orden de prioridad de las investigaciones

  2. Si no se apuran ya les va a tocar a ellos. Porque el tiempo pasa rápido y ahora se sentirán jóvenes y fuertes. Como dice la canción “durar y transcurrir no es lo mismo que honrar la vida”. Se sienten importantes pero no pueden sentirse útiles. Te felicito por los diez años del blog y acompaño tus sentimientos. Gracias

  3. Muchas gracias por la felicitación y por la compañía, Aurelio.

    Cuando les toque, si es que les toca, estos voceros de los laboratorios enfrentarán la enfermedad con mucho más recursos que quienes estamos en el llano. Con lo que vienen -y seguirán- lucrando, tendrán el dinero necesario para costearse la mejor droga que la ciencia haya encontrado en ese momento.
    A ellos les importa, no honrar la vida, sino sacarle el mayor rédito (monetario).

    Le mando un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s